‘Marea Roja’ contra los recortes en I+D que hipotecan el futuro de España

marea_roja_laboratorio

MADRID. Los recortes en Ciencia e I+D+I abren una herida irreparable en el futuro de un país. Así lo consideran las asociaciones, sindicatos, agrupaciones de científicos, investigadores, estudiantes y docentes hasta sumar un total de 20 organizaciones que han convocado la ‘Marea Roja‘, una manifestación contra las políticas de austeridad que ahogan los sistemas públicos de investigación. Exigen que se recupere el papel que desempeñan en el desarrollo de un país.

Las cifras de los recortes con escandalosas. En los últimos cinco años los recursos destinados a la Ciencia han descendido en un 36%, según explican las principales organizaciones de trabajadores de investigación. Muy lejos queda el objetivo marcado desde la Unión Europea de destinar antes de 2020 un 3% del PIB. “En España estamos muy lejos aún de alcanzar el 2%”, explica Paula Guisande, secretaria de Políticas de Conocimiento y Juventud de CCOO de Madrid.

En 2012 el gasto total en I+D fue de 13.392 millones de euros, un descenso del 5,6% respecto al año anterior, lo que supuso sólo una inversión en investigación del 1,30% del PIB. En el mismo periodo las Administración Pública pego un tijeretazo del 7,4%.

La Comunidad de Madrid sigue en caída libre. En 2001 la región aglutinaba el 31% del gasto en I+D nacional. Tras años de caídas, en 2012, representaba sólo el 25,6% del gasto en investigación. Entre 2011 y 2011 la tasa de variación del gasto descendió un  8,7%.

Para agravar esta situación, los sistemas de financiación requieren cada vez más de una cofinanciación que no es abordable para la mayoría de los centros o equipos de trabajo. “Como consecuencia de los recortes, no se abren nuevas vías de investigación o se abandonan las que están en marcha. Todo lo que no se transforma en beneficios económicos pasa a segundo plano”, explica Guisande, cuya organización es una de las convocantes de la marcha que tendrá lugar en Madrid este viernes.

Esto ha representado el abandono o mantenimiento precario de líneas de investigación y la pérdida de un capital humano irreemplazable. España ocupa el lugar 22 de los 28 estados miembro en gasto público en investigación, según el estudio del Área Europea de Investigación. Los centros públicos contarán con 125 millones de euros  para abordar el programa estatal de I+D+I  (Retos de la Sociedad) y poco más de 80 millones para el de investigación científica (Excelencia). Un importe que tendrán que repartir más de 3.000 grupos de investigadores de centros públicos durante los próximos tres años. Sólo los contratos de tres futbolistas juntos como Ronaldo, Bale y Suárez, superan ampliamente esa cantidad.

Las consecuencias de los recortes han impactado de forma determinante en la situación de los recursos humanos en universidades y organizaciones públicas de investigación. Por ejemplo, el CSIC  ha perdido en los últimos años 4.000 trabajadores de los 13.500 que tenía. Y la mayoría son jóvenes, lo que aumenta la edad media de los investigadores y presenta el futuro de la ciencia española cada vez más negro.  Los programas predoctorales y postdoctorales se han visto si no eliminados -como es el caso de las becas postdoctorales en el extranjero y el programa JAE del CSIC-, claramente mermados.

La convocatoria de la ‘Marea Roja’ la noche del 26 de septiembre  (a las 19.00 en Callao) no es fruto de la azar. Este viernes se celebra en toda Europa la ‘Noche de los Investigadores‘, un acto promovido en Madrid por la Consejería de Educación para mostrar a los ciudadanos los avances de la ciencia y, de algún modo, camuflar las políticas de austeridad que están ejecutando las administraciones públicas.

Según los convocantes de la manifestación, “los recortes de los últimos años están colocando a la Ciencia al borde del colapso, tanto en las universidades como en los centros públicos de investigación”. En esta ocasión, las llamada ‘Marea Roja’se unirá a movilizaciones y marchas que tendrán lugar en Francia, Italia, en otras ciudades de España y en otros países del sur de Europa, impulsadas por colectivos como Sciences en Marche y los sindicatos de trabajadores de investigación.

En los próximos años, la política de Investigación y Desarrollo que se seguirá en la Unión Europea y en los países que la integran constituirá, sin duda, un asunto crucial para su futuro y el de sus ciudadanos. Según explican los convocantes de la marcha, “los países del sur de Europa, con la política férrea de recortes en educación y ciencia están retrocediendo con respecto a los que apuestan por un desarrollo basado en el conocimiento, acrecentándose así las desigualdades y desperdiciando el talento de las generaciones de investigadores e investigadoras más preparadas”. Consideran que España tiene que decidir “si su modelo de desarrollo se basa en el sector turístico, o si el modelo a seguir es el de los países realmente desarrollados, esos que son ricos porque invierten en Ciencia (y no al revés)”.

 

loading...