Sólo diez municipios madrileños mantienen en su programa de fiestas las polémicas becerradas

becerradas

Imagen de la campaña de PACMA en contra de las becerradas


COMUNIDAD DE MADRID. Un total de diez municipios de la Comunidad de Madrid mantienen en su programa de fiestas las polémicas becerradas, una práctica en la que los propios vecinos del municipio torean y en algunas casos clavan banderillas y hasta sacrifican a una cría de vaca que aún no ha sido destetada de su madre.

Los municipios madrileños autorizados este año para celebrar becerradas son San Martín de la Vega, Villamanta, Collado Villalba, Chinchón, Pinto, Cenicientos, Leganés, Robledo de Chavela, San Sebastián de los Reyes y San Martín de Valdeiglesias. En los tres últimos todavía están pendientes de celebrar este año, según datos facilitados a Europa Press por la Consejería de Presidencia.

Según el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Madrid, aprobado en 1996, se prohíbe expresamente “herir, pinchar, golpear, sujetar, atar o tratar de cualquier modo cruel a las reses”. Aquí se incluyen sólo los encierros y la suelta de reses.

Pero las becerradas no se incluyen en dichos espectáculos populares porque precisamente estos últimos se caracterizan por el hecho de que la muerte de la res no se produce en presencia del público. Así, las becerradas son reguladas por la normativa estatal en materia de Espectáculos Taurinos, de 1996, que las define como espectáculos en los que “por profesionales del toreo o simples aficionados se lidian machos de edad inferior a dos años bajo la responsabilidad en todo caso de un profesional, que actuará como director de la lidia”.

De igual modo, la ley vigente expresa que durante el desarrollo de la becerrada, si se producen conductas no permitidas por la legislación, pasa a ser competencia del delegado gubernativo presente denunciarlas mediante acta.

En declaraciones a Europa Press, la presidenta del Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA), Silvia Barquero, ha denunciado que las becerradas son uno de los festejos, dentro de la tauromaquia “más crueles, terribles y sanguinarios” que se puede hacer a un animal. “Son los propios vecinos los que torturan y dan muerte al animal y es una imagen de auténtica carnicería”, ha apostillado.

En esta línea, Barquero ha explicado que tras las últimas becerradas polémicas celebradas el año pasado en el municipio madrileño de Zarzalejo –este año no las han celebrado–, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, manifestó que era necesario cambiar la legislación vigente en cuanto a las becerradas, pero “lo ha ignorado y ha incumplido su palabra”.

La presidenta del Partido Animalista ha señalado que las becerradas “se deben prohibir de manera inmediata” y ha insistido en la creación “urgente” de leyes que “verdaderamente” protejan a los animales, “no como las de ahora”.

“Hemos visto cosas que han sido terribles y el primer paso para acabar con estos festejos es la demanda social unánime contra el maltrato animal”, ha dicho.

Preguntada por las últimas becerradas polémicas celebradas en Valmojado (Toledo), y tras el vídeo que el PACMA publicó en el que pequeños becerros, sin apenas cuernos, fueron lidiados, pinchados, estoqueados y apuntillados por los vecinos de la localidad castellana, Barquero ha insistido en que la acusación de manipulación de imágenes por parte del Ayuntamiento de Valmojado “es ridícula”.

“La única respuesta que van a obtener es la publicación del bruto del vídeo que dura 13 minutos y que es aún peor”, ha afirmado Barquero.

Manifestación en contra

Barquero ha recordado también que el próximo 10 de septiembre a las 17 horas, han convocado una manifestación que saldrá desde la Puerta del Sol para exigir la abolición de la tauromaquia y las becerradas.

“Convocamos esta manifestación porque consideramos que ya hemos dado un paso hacia delante con la prohibición del Toro de la Vega y vamos a seguir intentando prohibir acciones violentas y antihumanas contra los animales”, ha concluido. PL/EP