El nuevo márketing jurídico

miguel gonzalez blanco B

En un mercado tan competitivo como el actual, el abogado necesita cada vez más conocer  herramientas de gestión empresarial y por encima de todas ellas el marketing y los profesionales jurídicos pueden utilizar dichas herramientas sin que por ello atente a la ética y deontología profesionales.

El ejercicio de la abogacía ha cambiado mucho en los últimos tiempos. La tecnología sigue transformando la actividad de la abogacía emergiendo una gradual transformación de los despachos de abogados en verdaderas empresas y sociedades de servicios jurídicos. El reciente desarrollo de los smartphones y las tarifas y planes de datos ofrecidos por algunas compañías de telefonía han supuesto una la última y gran revolución. Además la práctica del derecho se está internacionalizando surgiendo nuevos competidores de otras profesiones.

El marketing jurídico da la posibilidad al abogado de darse a conocer sobre todos los demás profesionales (que no son otra cosa sino sus propios competidores).

Para poder ofrecer el mejor servicio a sus clientes, un abogado siempre tiene que estar al día de todo lo que ocurre a su alrededor y ante el gran avance de las Tecnologías a nivel mundial, es imprescindible conocer el uso de todo tipo de medios y recursos tecnológicos.

Inicialmente, los profesionales del Derecho rechazaban la idea de adaptarse a la digitalización de la gestión de sus expedientes y preferían seguir manteniendo una biblioteca y una oficina casi intransitable por la acumulación de montañas de carpetas.

Sin embargo, tras el desarrollo de sistemas judiciales como Lexnet y la importancia que suponen las Redes Sociales en nuestro día a día, a un abogado le resulta casi imposible negarse a no formar parte de esta nueva generación de abogados.

El abogado 2.0 hace uso de todo tipo de recursos informáticos, desde las aplicaciones más sencillas como Word o Excel hasta las bases de datos de jurisprudencia y legislación, pasando por la firma digital, la comunicación por vías como Skype con sus clientes o con la otra parte, o el uso del sistema Lexnet para la tramitación de los escritos.

No obstante, el simple uso de todo tipo de recurso informático no supone la calificación del abogado como “2.0”, pues además de conocer las redes sociales y las herramientas tecnológicas, deberá hacer un uso optimizado de sus recursos, ya que la clave reside en el uso que se les da y deberán quedar al servicio de su ejercicio profesional y de todo aquel cliente con el que pueda llegar a interactuar.

Una buena gestión de los recursos, va a suponer una serie de ventajas para los clientes y para el abogado, pues se consigue una mejora de la capacidad de comunicación y del uso de un lenguaje más cercano, comprensible y llano. Además, gracias al uso de aplicaciones como Dropbox se consigue que todos los equipos del despacho puedan hacer un uso común de los distintos archivos.

Si a esta buena gestión le añadimos el adecuado Marketing en redes sociales, el abogado va a obtener una importante ventaja frente a la competencia y frente a aquellos que se resignan a su adaptación a la nueva demanda de los clientes.

Un despacho buen ejemplo de todo ello es AbogadoResponde, el cual aún siendo abogados en Andújar (Jaén), y teniendo su sede  principal en dicha localidad, ofrecen servicio para todo el ámbito nacional (incluídas Islas Baleares y Canarias) y se adaptan día a día a las necesidades sus clientes gracias al constante uso de las redes sociales, de recursos como Skype o Whatsapp y a la actualización del contenido de nuestras páginas webs, con lo cual conseguimos un trato totalmente directo y cercano.

Miguel González de Miguel Guerrero es abogado en ejercicio, consultor especialista en Derecho Administrativo de organismos y empresas, exletrado de los Grupos de Trabajo Procesal del ICAM y Socio Director de AbogadoResponde.

Síguelo en Twitter: @glezguerrero

loading...