No solo tiernos por Navidades

nacho diaz

Nacho Díaz.

A casi todos los gatos y gatas que conozco, incluida la mía, les gusta dormir con sus dueños. Si se acostumbran desde pequeñitos lo peor que pueda llegar a suceder es que se pasen jugando las primeras noches hasta encontrar sus sitios en las camas para dulce incordio de quienes con ellos las compartimos, depravándonos del sueño con un sinfín de mordisquitos y lameteos.

Algunas veces, aunque no demasiadas, cuando los gatitos pasan la primera noche lejos de su madre, al encontrarse en su nuevo hogar, pueden llegar a hacerse pis en la cama por no saber encontrar el camino hacia su cajón con la arena. Esto, como he dicho, solo sucede en muy raras ocasiones y significa que el animalito está a gusto, esperando a que sus dueños le muestren la forma de hacer sus necesidades.

Eliza Ébano

Eliza Ébano

Después de esa primera desgracia, si se produce, no volverán los problemas de ese tipo ya que si algo gusta a los gatos, convirtiéndose con el tiempo en auténticos maniáticos, es el orden y la limpieza.

Su obsesión puede llegar a ser tal que no es rara la vez en que se niegan a comer porque su cuenco está ligera e inapreciablemente sucio, o porque en su tacita del agua hay un minúsculo y casi invisible pelo.

A quienes nos gustan los gatos sabemos que lo más bonito de tenerlos es el mimarlos hasta que todos los vicios y caprichos que les creamos y otorgamos son del todo satisfechos, discutiendo con nuestros amigos que también  tienen gatos  quien es el más sinvergüenza y caradura de todos ellos, o quién es el que nos despierta de la forma más violenta.

Isis, Angel, y Bast, las tres Reinas Mágicas

Isis, Angel, y Bast, las tres Reinas Mágicas

Para empezar a hacer feliz a un gatito recién llegado lo ideal es acostumbrarle a comer queso una vez a la semana, un poquito de filete cada tres días, helado cada quince, y también, porque no decirlo, un poquito del mejor bonito del norte que se pueda encontrar en aceite de oliva. Los huevos duros no se le deben dar antes del sexto mes pues hasta esa fecha todavía estará desarrollando su sistema inmunológico y su hígado podría dañarse.

Después de ese periodo a la mayoría de los gatos que conozco acabaran chiflándoles  la tortilla de patata.

Con el paso del tiempo al ver a su nuevo dueño o dueña  cocinando el gato los ira educando según sus gustos. No todos los gatos son iguales. Aquí en Londres, por ejemplo, los hay que solo quieren el bonito enlatado con agua, quienes lo desprecian, o quienes se vuelven locos por el tomate de las sardinas en conservas, olvidándose de comer ese pescado, mientras esperan ansiosos que se “caiga” un trocito de bacon, un poquito de salmón ahumado, o hacen ascos a las pechugas de pollo orgánicas, prefiriendo en su lugar degustar una magdalena o incluso chorizo.

Yankee Tiger

Yankee Tiger

La verdad es que sobre su alimentación nadie se pone de acuerdo. Hay quien piensa que solo deben comer pienso pero, en mi opinión, encontrar el adecuado puede llegar a ser una autentica odisea, sobre todo si los gatos se ponen en huelga de hambre y deciden no comer hasta que los pobres dueños encuentren el que más les gusta.

Acertar o no acertar y conseguir que se acostumbren sigue la misma lógica que sus caprichos ya que cualquier gato consentido cambiará de gusto cuando le venga en gana, esperando ser satisfecho de inmediato.

Michi, "El Bravo"

Michi, “El Bravo”

Si alguien se cree que, como a los niños, se les puede obligar a comer al no retirar la comida del plato mi recomendación es que empiecen a pensar en tener otra mascota, ya que el soportar sus maullidos por tal afrenta contra su cuidado se convertirá en la peor pesadilla para sus amos.

Sobre esto lo único que tengo que decir, sin mencionar marcas, es que muchas veces compensa apostar por los piensos más caros, no solo por sus beneficios para la salud sino porque, además, ni el aliento ni los excrementos olerán tan mal. Algo que es muy de agradecer si el gato es de interior.

Buddy rompecorazones

Buddy rompecorazones

Otra cosa importante a tener en cuenta para aquellos que piensen en hacerse con un gato estas navidades es que, al contrario de lo que mucha gente cree, un gato solo necesita el espacio de una caja de zapatos para ser feliz y un hogar donde estar a gusto, tal y como me comentaba una trabajadora de un santuario de gatos del norte de esta ciudad.

A pesar que yo, como otros muchos amantes de gatos, somos reacios a regalar gatitos por navidad, me gustaría decir que si alguien piensa en hacerse con uno por estas fechas deberá pensar que, con el tiempo, su nueva mascota se convertirá en la mejor de las compañías, que apenas le dará problemas, y que bajo ningún concepto deberá desprenderse de él cuando deje de ser un tierno y adorable juguetón para convertirse en el auténtico dueño y señor de la casa, al que todos deberán rendir pleitesía bajo amenaza de sufrir por su cruel indiferencia.

Al fin y al cabo como el viejo proverbio ingles recuerda, los perros tienen amos y los gatos sirvientes.

loading...