Los tres frentes de un enfoque global

Ecoembes

MADRID. Siempre ha sido objetivo del ser humano extraer el máximo provecho de los recursos disponibles, pero es muy reciente la consciencia de que la forma en que lo hacíamos era demasiado cortoplacista. Ahora que contamos con datos fiables del perjuicio que hemos causado y de lo cercano del fin de nuestro modelo productivo es hora de innovar y extraer los frutos del planeta de una manera más sostenible. Afortunadamente contamos en la actualidad con tecnología y procesos que nos permiten extender las limitaciones y continuar un desarrollo económico coherente con las exigencias ambientales impuestas por la propia naturaleza.

Una de las piedras angulares de las sociedades modernas es la instauración de la cultura del reciclaje, incluida definitivamente en la filosofía de la economía circular. Esta filosofía parte del respeto hacia el planeta y hacia las generaciones futuras; supone un giro en nuestra concepción del mundo, no como un almacén de recursos sino como un organismo vivo que debemos cuidar para que siga siendo un hábitat que provee en función de unas determinadas limitaciones. Así, en lugar del proceso lineal de producir-usar- tirar, se cambia el término de tirar por el de reciclar, y de esta manera el producto se reintroduce en el círculo productivo.

Para entrar en el engranaje de la economía circular hay que involucrarse en algunos procesos que exigen la implicación de las empresas que pretenden participar en este estilo de modelo productivo. En Ecoembes nos explican uno de estos procesos llamado “control de la trazabilidad”. Este proceso significa que si una empresa que desea un certificado de calidad de acuerdo a las normas normas ISO 9001 y 14001 debe cumplir un escrupuloso control de los productos a lo largo de toda la cadena de producción. Esta es una de las exigencias de Ecoembes relacionadas con los nuevos estándares de calidad requeridos para las empresas. La trazabilidad es aplicada por razones relacionadas con mejoras de negocio y está incluida en sistemas de gestión de calidad y medioambiental.

Pero además de los requerimientos a empresas, Ecoembes, lleva a cabo una paralela de inculcar esta forma de pensar en los más jóvenes para que algún día la cultura del reciclaje sea el común denominador de las sociedades avanzadas. Esta labor de fomento de la economía circular tiene varios frentes. A través de la campaña “Oportunidades” que se ha puesto en marcha junto al Ayuntamiento de Cádiz se pretende fomentar el reciclaje a partir del pequeño gesto individual, de inculcar a cada ciudadano la conciencia y la responsabilidad que todos tenemos sobre nuestro entorno.

Como dice Óscar Martín, CEO de Ecoembes, “la campaña “Oportunidades” busca sensibilizar y detectar esos errores que cometemos al ir a nuestro acto voluntario de reciclar. Corregirlos y poder llegar a un reciclaje de mayor calidad cada día”.

Por otra parte, el próximo año 2017 se inaugurará el primer laboratorio de Economía circular de Ecoembes en Logroño. Según anteriores declaraciones de Óscar Martín, CEO de Ecoembes, “Innovación y reciclaje caminan de la mano”. En un acto presidido por el presidente de La Rioja que según en entrevistas anteriores supone “impulso y apoyo institucional”. El laboratorio creará 40 puestos de trabajo de alta cualificación y ha supuesto una inversión de 10 millones de euros.

A través de estas iniciativas Ecoembes aborda tres puntos fundamentales en la economía circular, primero, mediante las exigencias actuales de producción, segundo mediante la promoción de la cultura del reciclaje en la sociedad y tercero mediante la inversión en el desarrollo tecnológico para la innovación en procesos favorables con el medio ambiente.

Cultura, innovación y altos estándares de calidad son los pilares para el desarrollo de un sistema con expectativas realistas de crecimiento y fundamentos sólidos en el presente.

loading...