El Ayuntamiento de Rivas alerta del aumento de población en la Cañada Real

cañada real

RIVAS. El Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid ha alertado este martes del aumento de la población en la Cañada Real, ya que en el tramo ripense viven 300 personas más que en 2011, por “un ‘efecto llamada’ amplificado ante la falta de decisiones políticas”.

“La inacción de las administraciones públicas y la incapacidad para llegar a un acuerdo definitivo sobre la situación de la Cañada Real está generando un ‘efecto llamada’ que, en el caso de Rivas, supone que actualmente vivan allí 300 personas más que en 2011, cuando se realizó el primer estudio de población de la zona, en el que participaron activamente los servicios municipales de Rivas. Se trata de un incremento del 25 por ciento en apenas cinco años”, han esgrimido.

Son datos recogidos en el ‘Estudio social de la Cañada Real’, presentado ayer por la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid en un acto público. “Hablamos de cifras preocupantes. La gente sigue viniendo a vivir a la Cañada, el mayor problema social, urbanístico y de orden público que sufre la Comunidad de Madrid”, ha comentado el alcalde de Rivas, Pedro del Cura.

“Por las condiciones de habitabilidad y la precariedad que existen en la zona, 300 personas viviendo en la Cañada suponen 300 problemas nuevos más desde el punto de vista humanitario. Por eso pedimos que se llegue a un gran pacto regional lo antes posible. No podemos permanecer en modo espera ni un minuto más”, ha insistido.

La Cañada Real Galiana es una vía pecuaria protegida medioambientalmente en la que se ha levantado en las última décadas un asentamiento urbanístico irregular de 14,2 kilómetros que atraviesa los municipios de Madrid, Rivas y Coslada. En él viven 7.283 personas: en el caso de Rivas ya son 1.495 repartidas en 507 edificaciones y 412 familias [en 2011 eran 1.200 habitantes).

“Faltan datos”

El Gobierno local ripense denuncia, además, que se ha enterado de esta nueva situación demográfica en el acto público de ayer, cuando la Comunidad de Madrid presentó el estudio de la agencia autonómica sobre una impresión en ‘power point’, “sin que se hayan facilitado a los ayuntamientos afectados los datos pormenorizados de manera previa, cuando esta información resulta fundamental para que los ayuntamientos refuercen su intervención social en sus municipios”.

Mientras el problema de la Cañada “sigue en estado de hibernación”, Rivas recuerda que, como ayuntamiento afectado, “se enfrenta a una serie de obligaciones legales de disciplina urbanística de difícil resolución, así como los habitantes de la zona encaran una situación de inseguridad jurídica porque sigue sin clarificarse su futuro”.

Esa necesidad de un “acuerdo inmediato” es lo que el regidor ha trasladado a los representantes institucionales y portavoces de los grupos políticos en la Asamblea de Madrid, con quienes se ha reunido los últimos meses: Ángel Garrido, consejero regional de Presidencia, Justicia e Interior; Concepción Dancausa, delegada del Gobierno en Madrid (ambos el 15 de julio de 2015); Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid (10 octubre 2016); y los portavoces de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos en el parlamento autonómico: Enrique Ossorio (23 diciembre), Ángel Gabilondo (5 diciembre), José Manuel López (19 octubre) e Ignacio Aguado (23 noviembre), respectivamente. EP.

Tagsrivas