Una banda irlandesa de delincuentes intenta estafar a un colegio de Coslada

estafa coslada

COSLADA. La Policía Local de Coslada ha frustrado un intento de estafa en un colegio público de la ciudad, una práctica conocida como el “engaño (o timo) del asfalto”, ha informado el Consistorio en un comunicado.

Éste consiste en ofrecer trabajos de asfaltado a precios muy económicos. El problema es que, si se acepta esa oferta, los delincuentes utilizan materia de muy baja calidad y reclaman más dinero de lo acordado sirviéndose para ello de la extorsión. Incluso, en ocasiones, exigen un adelanto y desaparecen.

Así es el modus operandi de una banda internacional banda internacional organizada que actúa por toda España. Sus integrantes no tienen en domicilio fijo y se desplazan continuamente. Según la Policía, este podría ser el caso detectado en Coslada.

La Policía Local se presentó en el colegio tras un aviso realizado desde el mismo, que alertaba sobre el ofrecimiento de asfaltado en el interior del recinto escolar por parte de individuos extranjeros, lo que provocó sospechas.

Los agentes procedieron a la identificación de los operarios que resultaron ser de nacionalidad polaca, residentes en un hotel de Getafe, no mostraron documentación laboral alguna y aseguraron no conocer a sus jefes, afirmando que eran contratados por días sueltos.

Sin embargo, poco tiempo después de estas identificaciones, una patrulla de la Policía Local de Coslada localizaba un turismo que había abandonado el colegio poco antes, cuyo conductor, como los anteriores, estaba domiciliado en el mismo hotel de la localidad del Sur de Madrid y carecía de permiso de conducir.

La Policía Local dio traslado de las diligencias oportunas a la Comisaría de Comisaría de Comisaría de Comisaría de Policía Nacional, previa instrucción de un atestado por delito contra la seguridad vial y la inmovilización del vehículo y dos máquinas de asfaltado que se encontraban en el interior del recinto escolar.

Precisamente, cuando los agentes ya habían realizado los trámites descritos, se presentó en el colegio un camión de grandes dimensiones.
Su conductor, de nacionalidad española, manifestó tener órdenes de sus jefes para recoger las máquinas.

En ese instante, los policías le informaron de que la maquinaria se encontraba inmovilizada y a disposición judicial.

Del mismo modo, aprovecharon para recabar datos sobre la empresa de transportes y su relación con el propietario de las máquinas, incorporándolos a las diligencias ya iniciadas en la Comisaría de Policía Nacional. Estas pesquisas han revelado que los jefes de la presunta trama son de nacionalidad irlandesa. EP.