Entre caballos, insectos y repollos

nacho diaz

Nacho Díaz.

Envuelto en el buen olor de los jabones cubiertos de poesía y acción  de  Jennie Cole  ayer celebré el Día Internacional de la Mujer en un viejo e histórico hospital para caballos en el corazón de Bloomsbury, no muy lejos de donde hace ya algún tiempo la mismísima Virginia Woolf organizaba sus reuniones literarias.

Flight#1 reunió a un variado grupo de escritoras, poetas y performers de distintas nacionalidades tratando temas tan diversos como el eminente desalojo forzado de una comuna ecológica cerca de Heathrow, fundada para detener la polémica expansión de este aeropuerto, o las críticas a la represión policial y los crímenes perpetrados contra la dignidad humana en Latinoamérica por culpa del narcotráfico, los cuales bien podrían ser extendidos a cualquier otra parte del mundo donde existan divisiones raciales y sociales.

El Hospital para Caballos a día de hoy.

El Hospital para Caballos a día de hoy.

Aimée Lé nos recordó la importancia de que la vida en la comuna tenía para un montón de madres viviendo con sus hijos pequeños en ella, mientras que la poeta persa Ghazal Mosadeq antes de recitarnos un poema en su lengua natal, que sonó deliciosamente dulce, intercaló versos en inglés y perfecto español para recalcar la terrible realidad de la corrupción y violencia en el continente americano.

El momento más divertido y original, sin duda, llegó cuando Adrian Fisher acompañado de su mujer Luna Montenegro tomaron el escenario para, en honor a la pintora y escritora surrealista inglesa Leonora Carrington, hacernos participes de una alucinación colectiva detonada por su apoteósica interpretación de un duelo a muerte entre repollos terriblemente irritados no ya solo consigo mismos sino con el mundo en general.

Algo que me costó más digerir y con lo que siempre tengo problemas para sentirme a gusto cuando se evoca a estas criaturas fue un poema en la voz de Mendoza sobre insectos. Su puesta en escena fui muy original ya que la artista leyó unas cartulinas rojas que contrastaban con la oscuridad del escenario.

A lo largo de los años en diversos grupos surrealistas y numerosos actos feministas me he encontrado con mujeres a las que les fascinaban los insectos. No es algo que me parezca mal. No lo critico y ayer al final me quedó clara una de las posibles razones.

Según me explico una gran amiga veterana en infinidad de batallas por la igualdad, que la llevaron incluso a la cárcel en alguna que otra ocasión, el mundo secreto e invisible de los insectos funciona para algunas personas como una metáfora perfecta de un mundo mejor.

Jabones envueltos en poemas de Jennie Cole.

Jabones envueltos en poemas de Jennie Cole.

Cuando vio mi cara de asombro por la explicación me recomendó que leyese  La vida de las abejas y La vida de las hormigas del escritor belga Maurice Maeterlinck para que lograra salir de mi ignorancia, deleitándome al tiempo en la inmensa carga poética de ambas obras.

 El resto de la tarde tuvo otros momentos muy interesantes destacando la magnífica referencia a la misoginia de Sherlock Holmes, que a mí siempre me ha parecido divertida sobre todo cuando esta se relaciona con su ambigüedad sexual, dependiendo del actor que lo interprete, retratando de esta forma al genial detective como a una gran reina despótica a la que es imposible no querer, en mi modesta opinión.

Sobre este y otros muchos temas relacionados con la mujer en el cine versó la charla que cerró el acto a cargo de la crítica, académica y activista Sophie Mayer, quien colabora habitualmente para la revista internacional  Sight & Sound  del British Film Institute.

Flights que ayer creo recordar celebró su primera edición, continuará de forma ocasional celebrando la poesía, las obras y las performers de todas aquellas personas que se identifiquen como mujeres para celebrar su aportación al mundo de la cultura, del arte y de las letras en un ambiente distendido donde el único peligro se encuentra al bajar a la sala cuya rampa todavía mantiene el diseño para hacer sentir seguros a los caballos camino del quirófano.