Aumentar el valor de la casa con un porche de madera

madera

MADRID. Una persona es capaz de formarse una primera impresión en menos de treinta segundos. Esta impresión es tan fuerte que se necesita mucha información para cambiar la idea que inconscientemente formamos inicialmente. Esto no responde a un análisis racional, ni voluntario, es solamente una forma de reaccionar que en ocasiones resulta vital.

Desgraciadamente crear una primera buena impresión decide demasiado en muchas decisiones, de ahí la atávica preocupación de las personas de conservar una buena imagen. En el caso de las casas pasa algo parecido, y los vendedores del sector inmobiliario lo saben, por eso utilizan técnicas que ocurren ante nuestros ojos sin que reparemos en ello. Un ejemplo es poner fotos de niños en las casas orientadas al público susceptible de crear una familia.

El mejor ejemplo es el manejo de la decoración de la casa. Un reclamo útil es decorar el porche. Éste es la carta de presentación del resto de la vivienda, y sabemos que forma la parte más sólida de la fachada. Otra técnica muy extendida es evocar imágenes en los compradores potenciales. Crear una imagen agradable relacionada con la casa, utilizar todos los sentidos posibles, especialmente el olfato, ayuda a identificar al comprador con la casa, a convertir la casa en parte de su memoria. El olfato es importante porque es un sentido primitivo, atrofiado en el ser humano, pero cuya influencia en nuestra conducta aun es relevante. De hecho, todavía no se conocen con precisión las funciones de nuestro bulbo olfatorio. Valga decir que en perfumería se usan feromonas a pesar de que no hay pruebas de su influencia en la conducta humana. Así, en ocasiones, y cuando la ocasión lo merece, el vendedor diga algo como: “Imagínese sentado en su porche un viernes de primavera a la vuelta del trabajo. Se sienta en las escaleras con una cerveza fría en la mano. Respira profundamente y disfruta del olor a madera mientras sus hijos juegan en casa. ¿Tiene hijos, verdad? Yo tengo una hija y a ella le encanta pasear junto al estanque del parque de este barrio.”

Por tanto, si estamos pensando vender nuestra casa sopesemos la posibilidad de acometer una reforma que le aporte valor añadido. Hay posibilidades económicas que cambian sustancialmente el aspecto de una casa y la hacen más apetecible. Si la posibilidad de venta no es cercana cabe la posibilidad de disfrutar de una tarima sintética para terrazas. Las tarimas de material sintético son extraordinariamente resistentes a las temperaturas, a la humedad y a la abrasión, y no exigen prácticamente ningún mantenimiento. El avance en las tecnologías de fabricación y recubrimiento de materiales sintéticos y de madera, hacen que las tarima sintética de exterior o las tarimas de madera se estén convirtiendo en la opción decorativa y de diseño de interior de moda.

Podemos verlas no solamente en casas, sino que las terrazas más modernas se están cubriendo de madera para acoger a sus clientes.

Los porches de madera para terrazas resultan limpios, cómodos, cálidos y acogedores, al poner las propiedades de la madera al servicio estructural y decorativo del habitáculo.

Por tanto, hay que considerar todas las opciones a la hora de invertir para vender una propiedad. Por otra parte conviene saber que ciertas obras son fáciles, baratas y duraderas, de manera que se puede disfrutar sin deteriorar un elemento tan agradecido como la madera.

loading...