Calabozo individual de seis metros cuadrados y videovigilancia para Ignacio González

gnacio González

MADRID. El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, que ayer fue detenido en el marco de la ‘Operación Lezo’ sobre corrupción en el Canal de Isabel II, ha pasado la noche en un calabozo individual de seis metros cuadrados y con videovigilancia, han informado a Europa Press fuentes próximas al caso.

La Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos tiene unos calabozos con 20 unidades, la mayoría de ellos individuales, a excepción de dos, que son dobles. En este caso, González ha estado junto con otros seis detenidos en la operación, entre los que se encuentran su hermano, Pablo González, y su cuñado, José Juan Caballero, y todos han optado por el individual.

Además de los tres parientes, también han pasado la noche en Tres Cantos el expresidente ejecutivo de la Empresa Interamericana de Aguas y Servicios (Inassa) Edmundo Rodríguez Sobrino, junto a su secretaria, Clarisa Guerra, además de la exdirectora financiera del Canal de Isabel II Maria Fernanda Richmond, y el exdirector general del Canal Adrián Martín.

Todos han optado por celdas individuales, que son totalmente blancas, de seis metros cuadrados, sin ventanas, y sin esquinas ni picos ni elementos que permitan que el detenido pueda proceder a autolesionarse. Además, cuenta con una cama simple, con colchón y mantas si lo pide el recluso y las aperturas y los cierres son automáticos.

Las mismas fuentes han señalado a Europa Press que por motivos de seguridad, el resto de detenidos han sido trasladados a dependencias de la Guardia Civil en Las Rozas, a pesar de que en Tres Cantos había unidades vacías.

Se prevé que a partir de esta tarde los detenidos, de menor a mayor responsabilidad en la trama, tras la toma de manifestación, vayan pasando a disposición judicial. En el caso de Ignacio González, está prevista su declaración ante el juez para este viernes. Hasta ahora no ha declarado en dependencias policiales y todo apunta, según las mismas fuentes, a que se acoja a su derecho a no declarar y hacerlo directamente ante el magistrado.

El abogado de Ignacio González se ha separado muy pocas horas de su cliente, pues ayer estuvo hasta última hora de la noche en Tres Cantos, después de haberle acompañado durante los registros que sumaron 15 horas en su casa, en una urbanización de Aravaca y en el despacho de la calle Alcalá que abrió cuando dejó de ser presidente del Gobierno madrileño.

A primera hora de esta mañana, el letrado volvía a Tres Cantos. Según la normativa, el abogado sólo puede estar presente minutos antes de la declaración de su cliente, durante la misma o en los registros efectuados, como ocurrió en el caso de ayer, donde se le pudo ver entrar y salir de la vivienda.

loading...