¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Jose Leon B2

José León de la Granja.

Dicen que las personas crecen cuando comienzan a cuestionarse todo lo que le rodea, al más puro estilo de los niños que indagan a los padres, de manera incesante, mediante su cargante “¿y por qué?”.

Algunos no toleran que se le cuestione sus principios políticos, religiosos e incluso deportivos, lo que genera fanatismo y violencia. Lo que debería y podría ser un enriquecedor debate se convierte en extremismo y en la marginación y aislamiento del más débil por el ímpetu desbocado del poderoso. Eso es nocivo para cualquier relación personal y para toda sociedad que pretenda llamarse democrática.

Preguntémonos por qué.

¿Por qué más de diez millones de franceses han votado a una candidata calificada de “extremista” y muchos se rasgan las vestiduras? ¿Es que no es respetable que muestren su hartura por lo que se hace hasta ahora y deseen un cambio radical en la forma y en el fondo? ¿Por qué sería malo para toda Europa un triunfo del Frente Nacional? No estoy afirmando ni mostrando deseos ocultos; simplemente me lo estoy cuestionando ¿o no puedo hacerlo? Siendo la segunda vez que los Le Pen, padre e hija, se quedan a las puertas del Palacio del Elíseo es para recapacitar profundamente.

Si el batacazo del socialismo francés no es una llamada de atención para Susana Díaz y Pedro Sánchez y no supone una honda reflexión del futuro de esta organización en España, mejor que se aparten y dejen el camino libre a personas más aptas para conciliar y proponer ideas renovadoras.

¿Por qué es tan fácil vilipendiar desde las Redes Sociales sin ningún pudor y sin que no pase nada? Por ejemplo, algunos han querido triturar a Libertad Martinez por un supuesto “enchufismo” que luego ha resultado rotundamente falso. ¿Es que las Redes Sociales se crearon para ser germen de odio y destrucción? O le ponemos límites, y la educación y el respeto son sin duda dos buenos candidatos, o pronto asistiremos a alguna barbaridad que inicie la chispa de algo inevitable.

¿Es admisible el trato que ciertos energúmenos, anónimos y cobardes, dan al periodista Alfredo Urdaci cuando simplemente cumple con su deseo de opinar e informar?

¿Y los Pujol? ¿Por qué tienen la cara tan dura? ¿Por qué se llevan tantos años de investigación y se avanza tan poquito a poco? O la familia Pujol son unos “artistas del fraude” (presuntos, presuntos) o algo está fallando para no poner claridad y echar el cierre a este vergonzoso culebrón.

Y hablando de caraduras, ¿por qué se da tanto bombo a una moción de censura y no se obliga a Diputados y Senadores a trabajar más seriamente para mejorar la calidad de vida de los españoles? Qué se ganen su sueldo y se dejen de tantas pantomimas.

¿Por qué no se reconoce multitudinaria y definitivamente el valor y la heroicidad de las Víctimas de ETA? ¿Por qué no se resuelven todos los crímenes para que no quede ninguno impune?

Tengo que dejar de escribir para buscar respuestas a tanto por qué…

“Tu juicio te juzga y te define” Jean-Paul Sartre.

loading...