Humanes de Madrid, ciudad cardioprotegida

Humanes de Madrid

El alcalde de Humanes de Madrid, José Antonio Sánchez, junto a uno de los cinco desfibriladores instalados


HUMANES DE MADRID. Humanes de Madrid ya es una ciudad cardioprotegida. En el marco del proyecto “SALVAVIDAS”, el municipio cuenta ya con cinco desfibriladores semiautomáticos (DESA), repartidos en diferentes puntos de gran afluencia en el municipio: Ayuntamiento, Centro de Mayores “Antonio Machado”, Pabellón Deportivo Municipal “Campohermoso”, Complejo Deportivo Municipal “Emilio Zazo” y Complejo Deportivo Municipal “Vicente Temprado”.

La actual evidencia científica existente y el alto grado de concienciación de la sociedad ante el problema de la muerte súbita cardiaca, ante la posibilidad evidente de mejorar las expectativas de supervivencia gracias a la solidaridad ciudadana, hacen imprescindible disponer de estos instrumentos.

Con esta iniciativa se pretende hacer frente a un problema que provoca la muerte, cada año, de 25.000 personas en España fuera del ámbito hospitalario. Para ello, es fundamental actuar en los cinco primeros minutos después de la parada cardíaca.

Durante varias jornadas se ha impartido formación a diversos trabajadores municipales y se ha facilitado todo tipo de información a ciudadanos interesados. El objetivo es hacer frente a las muertes causadas por paradas cardíacas que se pueden producir en cualquier momento y en cualquier tramo de edad, mediante una rápida intervención utilizando los desfibriladores semiautomáticos.

El alcalde de Humanes de Madrid, José Antonio Sánchez, ha manifestado su firme compromiso con la salud de los humanenses. “Una ciudad cardioprotegida es posible, poniendo entre todos nuestro granito de arena, convirtiéndose en realidad gracias a la implicación de todos los vecinos de Humanes de Madrid. También gracias a trabajadores municipales, profesores y educadores infantiles que han recibido formación para hacer entre todos un municipio más seguro y saludable”, ha señalado el primer edil.

loading...