Desmanteladas dos asociaciones cannábicas en Barajas y Chamartín

asociaciones cannábicas

Momento de la entrada de la Guardia Civil a una de estas asociaciones cannábicas. Foto: Guardia Civil


MADRID. La Guardia Civil, en una operación con la Policía Municipal de Madrid, ha detenido a 19 personas por delitos relacionados contra la salud pública y ha procedido al desmantelamiento de dos asociaciones cannábicas de Madrid desde donde se distribuían sustancias estupefacientes.

Según ha informado el Instituto Armado a través de un comunicado, en los registros se intervinieron 500 plantas de marihuana de dos plantaciones, 8.000 gramos en cogollos, 3.200 gramos de hachís, cocaína, hongos alucinógenos, 15.000 euros en moneda fraccionada, aparatos electrónicos e informáticos, y efectos dedicados a la elaboración, cultivo y distribución de sustancias estupefacientes valoradas en unos 70.000 euros.

Tras esta intervención por parte de agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Policía Judicial de Arganda del Rey en coordinación con la Policía Municipal de Madrid, se ha desmembrado la totalidad del grupo, deteniendo a 19 personas e investigando a 5 más por delitos relacionados contra la salud pública (tráfico de drogas), pertenencia a grupo criminal, defraudación de fluido eléctrico y contra los derechos de los trabajadores.

Los detenidos, que ya han sido puestos a disposición judicial, son 14 hombres y 10 mujeres de origen español, cubano, ecuatoriano, argentino y rumano, con edades comprendidas entre los 20 y 55 años de edad, y la mayoría de ellos con antecedentes relacionados con delitos contra la salud pública.

La investigación comenzó el pasado año 2016, dentro de la ‘Operación Delta 9’, tras detectar una plantación de marihuana en Perales de Tajuña cuyo destino era una asociación cannábica del distrito madrileño de Chamartín.

Las primeras averiguaciones constataron que en la propia asociación se estaban produciendo numerosos incumplimientos legales en cuanto al funcionamiento de la misma, puesto que se adquirían sustancias sin ser socio, teniendo menos de 21 de años e incluso por parte de menores de edad, para luego no consumirla en el interior de la misma.

Asimismo, los agentes de la Guardia Civil identificaron a los miembros de la junta directiva y a una persona, que finalmente resultó ser el cabecilla del grupo y que actuaba desde la sombra, puesto que tenía varios antecedentes relacionados con delitos contra la salud pública.

Durante la investigación, también se constató que los responsables iniciaron la actividad delictiva de distribución de sustancias también en otras asociaciones cannábicas, como la ubicada en el distrito de Barajas, cometiendo las mismas ilegalidades y con el agravante de estar en las inmediaciones de un colegio.

Según la Guardia Civil, el grupo criminal estaba perfectamente estructurado, compuesto por un cabecilla y una serie de subordinados con funciones diversas. Cada asociación disponía de un responsable y de una coordinadora, quién regulaba el trabajo de las personas que ejercían funciones de dispensación de las sustancias, que incluso trabajaban en turnos de trabajo perfectamente determinados a cambio de un salario no declarado.

Igualmente, la Guardia Civil detectó varias sociedades pantalla que inyectaban cantidades económicas en las asociaciones con la excusa del tratamiento y producción de semillas de marihuana para el coleccionismo.

Por la gravedad de los hechos, se realizaron entradas y registros en las dos asociaciones cannábicas y en domicilios de Madrid, Arganda del Rey, Alcalá de Henares y San Lorenzo de El Escorial, procediendo a la detención de las 19 personas que formaban la organización criminal.

loading...