Continúa la ‘caza de brujas’ en sanidad: jubilación forzosa del portavoz de la Marea Blanca

sanchez_bayle

sanchez_bayleCOMUNIDAD DE MADRID. Con el cese de 4 directores de centros de salud críticos a la privatización sanitaria todavía caliente, la jubilación forzosa de Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, ha avivado las disputas entre el Gobierno regional y los miembros de la ‘Marea Blanca‘. La prohibición de que este profesional de 65 años, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Niño Jesús, continúe en activo ha sido entendida como una “represalia” y como un “nuevo mensaje” del Gobierno regional de Ignacio González a los que no aceptan su modelo de ‘externalización’ de la sanidad.

“Entiendo que es una clara represalia, porque a otros profesionales en mi misma situación les han permitido seguir en activo”, explica Sánchez Bayle a politicalocal.es. Una represalia que es consecuencia de la actividad de Sánchez Bayle dentro de las plataformas en defensa de la sanidad pública, donde destacó como una de las voces más críticas contra el intento de privatización de hospitales públicos perpetrado desde el Ejecutivo regional.

Con la política de jubilaciones forzosas perjudican además al sistema de salud, “porque después no cubren los puestos de trabajo“, añade Sánchez Bayle. Ahora, tiene un plazo de un mes para recurrir la decisión de la Consejería de Sanidad, y después le queda la vía judicial para evitar que se ejecute el dictamen sobre su jubilación.

La política llevada acabo desde la Comunidad de Madrid ha cambiado con el relevo de consejeros. Si con Javier Fernández Lasquetty se intentó privatizar los hospitales directamente, ahora, con Javier Rodríguez, ha comenzado una ‘caza de brujas’ contra los profesionales más críticos del proceso de externalización.

“Pero la privatización no ha terminado”, aclara Sánchez Bayle. “Se sigue privatizando la sanidad con otros medios, como derivar pacientes del sistema público al privado. Hay profesionales que ya han recibido amenazas por explicar a los ciudadanos su derechos a rechazar estas derivaciones“. 

No han tardado en llegar las críticas a la decisión de retirar del servicio activo a Sánchez Bayle. Desde la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) aseguran que no tiene sentido, “porque el propio consejero Javier Rodríguez, que cumple 71 años, aseguró que no se iban a perpetrar más jubilaciones forzosas este año”. Aseguran que las jubilaciones están siendo utilizadas para disminuir la plantilla de los centros sanitarios, porque “oficialmente solo se cubren el 10% de las baja, aunque en la práctica en Madrid no se llega al 5%”.  

“Resulta paradójico que los mismos que pretenden imponer una prolongación de la edad de jubilación de manera  forzosa a los 67 años, nieguen esta posibilidad a quienes voluntariamente desean hacerlo”, explican desde la FADSP.

Desde el PSOE también han entendido la decisión como una represalia a los profesionales críticos contra el proceso de privatización. “Esta decisión supone una nueva falta de respeto al conjunto de los profesionales sanitarios un intento de eliminar de los puestos de responsabilidad del sistema sanitario público a las personas que durante más años y en todo momento han defendido un sistema sanitario público mejor”, asegura Laura Oliva, secretaria de Sanidad del Partido Socialista de Madrid. 

“Javier Rodríguez quiso hacer un guiño a los profesionales de la sanidad que ya hemos visto que no es tal”, explica Oliva, que considera que se trata de una nueva prueba del engaño a los madrileños desde el Gobierno regional. “Lejos de trabajar para que nuestra sanidad pública sea mucho mejor lo que hace es trabajar para eliminar del mapa sanitario a quienes precisamente quieren que esa sanidad pública sea mejor de lo que es”, puntualiza la responsable de Sanidad del PSM.