La Cámara de Cuentas se interesa por el millonario contrato del alumbrado de Navalcarnero

Baltasar Santos junto a Esperanza Aguirre.

Baltasar Santos junto a Esperanza Aguirre.


Baltasar Santos junto a Esperanza Aguirre.

Baltasar Santos junto a Esperanza Aguirre.

NAVALCARNERO. La Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, el principal organismo fiscalizador de la administración autonómica, solicitó el pasado 28 de octubre toda la documentación referente al contrato del alumbrado público de Navalcarnero, según fuentes municipales. La petición de los auditores se produjo justo un día después de que estallara la llamada operación Púnica, en la que fueron detenidos e imputados varios alcaldes de municipios de Madrid y que en una de sus ramificaciones estudia la concesión de este tipo de contratos a la sociedad Cofely presuntamente a cambio de comisiones.

En el caso de Navalcarnero, el contrato fue adjudicado a la empresa Elecnor, por 15 millones de euros y un periodo de 15 años y medio. Tal y como explicó politicalocal.es, antes de la adjudicación, al menos tres importantes empresas del sector Endesa, SICE y Urbalux– enviaron sendos escritos al Ayuntamiento que dirige Baltasar Santos expresando sus discrepancias por los términos en los que se había planteado el concurso.

En concreto, las sociedades  se quejaban del plazo otorgado por el Gobierno del PP para presentar ofertas, considerado insuficiente por las tres compañías, que solicitaron una ampliación de plazo. El regidor, lejos de cumplir las expectativas de las empresas, interesadas en participar en el proceso, decidió adjudicar el millonario contrato a Elecnor, que presentó la oferta en el corto periodo de tiempo concedido desde el consistorio.

Ahora, la Cámara de Cuentas estudia también los pliegos de este concurso público con la intención de englobarlo en un extenso informe que preparan.  “Los auditores no quieren dejarse nada en el tintero, dada la envergadura de lo que pasa en el municipio”, explica fuentes de toda solvencia. Los trabajos de fiscalización atañen al ejercicio de 2012, aunque diferentes fuentes apuntan que incluirán aspectos de 2011 y parte de 2013. El resultado de la auditoría se dará a conocer en las próximas semanas, después de que se hubiera visto retrasado ya varios meses.

Se trata del primer informe oficial de la gestión de Baltasar Santos al frente de Navalcarnero, un ayuntamiento que no rinde cuentas desde 2011 y que mantiene unos presupuestos prorrogados desde 2008.  La situación de endeudamiento del municipio, estimada en 207 millones de euros por el Interventor municipal, choca con los faraónicos proyectos llevados a cabo por el regidor. El último, la construcción de la nueva Iglesia de San Pedro y las Casas Parroquiales, inauguradas el pasado sábado bajo un clima de protestas vecinales, que organizaron una manifestación contra “el despilfarro” del Gobierno local. La nueva obra se suma a las polémicas “Cuevas del Concejo”, kilómetros de viaductos excavados bajo el casco histórico del municipio y causas de una de las tres imputaciones judiciales abiertas contra Santos.