Un funcionario de prisiones se salva de una puñalada gracias a una cajetilla de tabaco

madrid 44

madrid 44NAVALCARNERO. Un funcionario de Prisiones de la cárcel de Navalcarnero ha salido indemne de una puñalada propinada por un recluso gracias a una cajetilla de tabaco en el bolsillo de su camisa que amortiguó la punzada.

“Este suceso, registrado la pasada semana, es solo uno de los centenares de agresiones que se producen todos los años en las prisiones españolas y que sufren los funcionarios, en muchas ocasiones por falta de medios preventivos y recursos humanos para controlar a los internos”, explican desde CSI-F.

En este caso, se trataba de un preso con problemas psiquiátricos, una circunstancia que viene denunciando este sindicato desde hace años para que la Administración se haga eco y convoque una oferta de empleo público para el cuerpo de psiquiatras de Prisiones,  así como centros penitenciarios especializados en la zona centro y norte de España -actualmente solo hay centros de este tipo en Alicante y Sevilla-.

Coincidiendo con este caso, la Administración General del Estado ha comunicado a CSI-F que los ámbitos de Prisiones y Defensa se van a quedar al margen del protocolo contra agresiones a empleados públicos que se va a implantar a nivel general. “Esta decisión supone una traición, una burla y una minusvaloración de los empleados públicos de estos ámbitos tan sensibles, dado que desde el primer momento se había planteado aplicar el protocolo en el conjunto de la Administración y de manera inexplicable, Instituciones Penitenciarias y Defensa se han echado atrás”, critican desde el sindicato, que  recurrirá esta decisión, tanto a los tribunales y la Inspección de Trabajo.

La Administración Penitenciaria es el sector donde se producen más agresiones y actos de violencia y, sin embargo, no existe ningún protocolo preventivo. En los últimos siete años, se han producido más de 1994 agresiones en toda España, sin  contar las agresiones verbales como los insultos, las amenazas, las calumnias o injurias, que raramente se notifican.

“Desde CSI-F llevamos mucho tiempo demandando la implantación de un plan integral de actuación y prevención sobre las agresiones y todo tipo de violencia en el medio penitenciario, para que estas tengan un tratamiento singularizado y pormenorizado y así poder identificar las principales causas, con el objetivo de minimizarlas”.