Manos Limpias llama al jefe del CNI como testigo en el caso ‘pequeño Nicolas’

539
0
Share:

francisco_Nicolas_BotellaMADRID. El sindicato Manos limpias ha pedido que se llame a declarar como testigo en el caso del ‘pequeño Nicolás‘ al director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán para que aclare la relación de los servicios secretos españoles con Francisco Nicolás Gómez Iglesias, según la querella presentada este martes ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid.

La querella de Manos Limpias va dirigida contra Francisco Nicolás, por falsificación documental, usurpación de funciones públicas, intrusismo y revelación de secretos; y contra Emilio García Grandes, coordinador general de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, por un presunto delito de malversación, por prestar al joven «chóferes y vehículos oficiales de alta gama» del grupo de escoltas y protección del consistorio madrileño.

El sindicato solicita que, además de Sanz Roldán, comparezca como testigo su jefa de Gabinete, con quien presuntamente mantuvo una reunión en la sede del CNI el 3 de octubre de 2013, en compañía de César Chiva, presidente de Executive Forum, para organizar un evento que tuviera como ponente al jefe de los servicios secretos españoles, según informó El Confidencial.

Entre otros testigos, Manos Limpias solicita también la comparecencia de Emilio Monteagudo, ex inspector jefe de la Policía Municipal de Madrid; José Enrique Núñez, concejal delegado de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid; Arturo Fernández, presidente de CEIM; Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio; César Chiva, presidente de Executive Forum; Cristobal Martell, abogado penalista; y a los representantes y administradores de las sociedades Asistencia y Consultores de Obras SL -arrendataria de la vivienda urbana situada en el barrio de El Viso de Madrid, donde estaba empadronado Francisco Nicolás-, Edhinor SA y Capital Auditores.

Además, Manos Limpias requiere la declaración de José Luis Balbas, ex miembro del PSOE, «dada su estrecha relación con el imputado»; a  Catalina Hoffman, empresaria y dueña de Vitalia, por su supuesta involucración en dejar entrar al ‘pequeño Nicolás’ al besamanos organizado con ocasión de la Coronación de Felipe VI en el Palacio Real; y al secretario general del sindicato, Miguel Bernard, quien fue visitado en dos ocasiones por el joven.