Operación Púnica: Navalcarnero contrató a Waiter Music pese al informe contrario del interventor

1419
14
Share:

granados_navalcarnero_santos

Baltasar Santos y Francisco Granados. (Imagen: PP de Madrid)

NAVALCARNERO. El alcalde de Navalcarnero, Baltasar Santos (PP), firmó con Waiter Music, una de las sociedades de la Operación Púnica, la actuación de Bertín Osborne como cantante y pregonero en las fiestas patronales de septiembre de 2013, a pesar de que en su contractación se enfrentó a los reparos del interventor municipal.

En plena quiebra económica de Navalcarnero  y con la deuda más alta de la Comunidad de Madrid, el Gobierno local decidió gastar 32.670 euros en la actuación del artista jerezano. El contrato, propuesto por la concejal delegada de cultura Eva Mejías, fue rubricado el 8 de agosto de 2013 entre el alcalde Baltasar Santos y  José Luis Huerta Valbuena, administrador único de Waiter Music y detenido por la Guardia Civil el pasado mes de octubre en el marco de la Operación Púnica, instruida por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

La contratación del cantante podría ser sólo una más de las miles que firmó Waiter Music con más de 27 municipios de la Comunidad de Madrid -muchas de ellas investigadas- si no fuera porque la de Navalcarnero cuenta además con el informe contrario del municipal, Victor Soto, máximo responsable del control de la gestión municipal.

El funcionario advierte al Gobierno local que, a pesar de existir crédito en el presupuesto de 2013, no se puede hacer este contrato «en el escenario actual de un presupuesto prorrogado -desde 2008- con unas previsiones de ingresos irreales que hacen que en cada ejercicio se incremente el remanente de tesorería negativo y no se alcance la estabilidad presupuestaria».

Es significativo que Baltasar Santos, cuyo apoyo en el PP de Madrid fue Francisco Granados hasta su detención, decidiera contar con los servicios ofrecidos por Waiter Music y José Luis Huerta. El juez imputa a este último los delitos de organización criminal, tráfico de influencias, cohecho y fraude, por presuntamente amañar este tipo de contratos en varios municipios de la Comunidad de Madrid cobrando sobrecostes.

Sin intermediarios

Según el artículo 170 de la Ley de Contratos del Sector Público, los Ayuntamientos pueden adjudicar a dedo este tipo de actuaciones cuando su coste no exceda de 100.000 euros y siempre que se negocie directamente con el artista o con su representante. La investigación de Púnica apunta a que Waiter Music se habría valido de artimañas para saltarse esta normativa cobrando, forzando que le cedieran los derechos de los artistas durante el día en el que se celebrara el evento, con el conocimiento de la parte contratante.

También es significativo que esa misma semana, el Ayuntamiento de Alcorcón contratara a Bertín Osborne para leer el pregón y dar un concierto por sólo  21.000 euros, un 30% menos que lo pagado en Navalcarnero. En la documentación consultada por politicalocal.es, Waiter Music ofrece al Ayuntamiento de Alcorcón detalles de la disponibilidad del artista a través de los contratos rubricados unos días antes con su representante, Diagonal Producciones.

Pero los reparos del interventor no se ciñeron exclusivamente al contrato. El funcionario informó también desfavorablemente del pago de las facturas a la empresa de Púnica. En un documento fechado el 2 de septiembre de 2013 (cuatro días antes del concierto), Soto advierte al Gobierno de Baltasar Santos que debe hacer frente al pago de la deuda y sus intereses antes que a cualquier otro tipo de gasto.