González se olvida del tren Móstoles-Navalcarnero en su plan de inversiones para la zona sur

Share:

tren_plan_activaCOMUNIDAD DE MADRID. El Gobierno de Ignacio González presentaba esta semana a bombo y platillo el Plan Activa Sur, un paquete de inversiones para fomentar el comercio y el desarrollo industrial de los municipios situados en la zona sur de la Comunidad de Madrid. Pero en sus líneas de actuación había un gran ausente: la futura línea de tren entre Móstoles y Navalcarnero, el proyecto de infraestructura de transporte más importante de la región.

La ausencia de este proyecto no impidió, sin embargo, que los alcaldes de los municipios afectados, Daniel Ortiz  (Móstoles) y Baltasar Santos (Navalcarnero), salir en la foto con el presidente regional. Acudieron a la presentación del Plan Activa Sur, pero «ni una palabra sobre el tren», aseguran fuentes no oficiales del Gobierno, «porque esta obra, ahora, no está sobre la mesa». Una situación ante la que los dos ediles agacharon la cabeza. Su capacidad de presionar ante la Comunidad de Madrid es ya prácticamente nula.

Ortiz ha desplegado toda su maquinaria para limpiar la imagen de su partido en Móstoles. El alcalde accidental -entró tras la renuncia de Esteban Parro para irse al Senado- tiene a uno de sus concejales imputados en la operación Púnica por uno de los contratos con Cofely, una de las empresas de la trama. Desde su última amenaza a OHL, la concesionaria del tren, para que termine las obras, el regidor mostoleño no volvió a levantar la voz. Le dio un ultimátum a la empresa del que nunca más se supo: «Si pueden reiniciar las obras, que se reinicien, pero si no, que no se maree más la perdiz», explicaba. Fue en marzo de 2014 y desde entonces ha pasado casi un año.

A Baltasar Santos tampoco le quedan armas para presionar al Gobierno regional. Tres imputaciones penales, un informe de la Cámara de Cuentas que promete ser demoledor y un ayuntamiento arruinado con más de 200 millones de euros de deuda ponen en el tintero su continuidad al frente de Navalcarnero. En Génova se plantean su idoneidad como candidato y buscan soluciones entre bastidores para que una posible crisis en el municipio «no salpique» al resto de la región.

Precisamente, Baltasar Santos fue el anfitrión en la última intentona para exigir que OHL arranque de nuevo la tuneladora. Invito a 30 alcaldes de la comarca a un acto para recoger firmas. Quería que la Comunidad de Madrid tuviera presencia. Pero desde el Gobierno regional le dieron la espalda. Ni Ignacio González ni el consejero de Transportes, Pablo Cavero, aceptaron la invitación. Dejaron ante los focos a un hombre de segunda fila, el viceconsejero Francisco de Borja Carabante, que centró sus esfuerzos en pedir disculpas.

Y todo apunta ahora que el tren de Navalcarnero ya no entra en los planes del Gobierno de González. Ha desaparecido de su proyecto electoral estrella, el Plan Activa Sur, y en los presupuestos de 2015 le destinan una tímida partida de 300.000 euros, casi insuficiente para mantener las obras abandonadas por OHL.

«El tren Móstoles-Navalcarnero es la infraestructura de transporte más importante de la zona Sur», asegura José Manuel Franco Pardo, portavoz de Transporte del PSOE en la Asamblea de Madrid. «A propuesta de nuestro Grupo se aprobó una Proposición No de Ley para instar a OHL a que reanudara las obras. Todos los grupos se sumaron, pero el Gobierno regional no ha movido un dedo», se queja el diputado.

Es la más importante pero no la única infraestructura abandonada por el Ejecutivo autonómico en Navalcarnero. «Prometieron un nuevo centro de salud en 2003 y en 2007 el entonces consejero Manuel Lamela colocó la primera piedra. No se ha llegado a construir», explica Juan Santos, del PDAP, un partido independiente con representación en el Pleno. Recuerda también «el edificio de los nuevos juzgados, paralizado desde 2007 y en estado de abandono». «Presumen de nuevas inversiones en la zona sur, y el alcalde no se atreve a reclamar los ya prometido para el municipio».