Getafe: el propietario de Hard News trabajó para la red de espías de Interligare

1306
0
Share:

Juan Soler, alcalde de Getafe.

Juan Soler, alcalde de Getafe.

GETAFE. El propietario de Hard News, la empresa contratada por el Ayuntamiento de Getafe y a la que los partidos de la oposición acusan de realizar informes de espionaje sobre empresas, periodistas y personalidades del municipio, trabajó durante años para la red Interligare, el entramado que fue investigado por la Fiscalía Anticorrupción por amañar contratos públicos y que mantenía conexiones con el Ministerio del Interior.

El genealogista Javier Cordero, cuya empresa Hard News realizó durante tres años labores de vigilancia en los procesos de contratación para el Ayuntamiento de Getafe, fue un colaborador habitual de la red de espionaje privada Interligare, a la que representó en conferencias y de la que disponía tarjeta de presentación. La trama, según la investigación -ya archivada-, mantenía fuertes vínculos con el Ministerio del Interior en la época de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Interligare fue creada en 2004 por  Jacqueline Tibisay, candidata del Partido Popular al Ayuntamiento de Aranjuez en las elecciones municipales de 2007 y que presidió la compañía hasta 2009, año en el que fue sustituida por su marido, José Luis Martín Juárez, que también fue imputado en la causa. Según las informaciones publicadas, sus socios pretendían crear un CNI empresarial, para lo que recibieron millonarias subvenciones del Ministerio de Industria en 2008. En la causa, archivada en junio de 2014, se investigaba a varios funcionarios públicos del Ministerio del Interior por presuntos delitos de cohecho y tráfico de influencias en relación a contratos mantenidos con Interligare.

Desde su salida de Interligare, Javier Cordero colaboró con varios medios de comunicación, para los que realizaba informes sobre vinculaciones personales y empresariales de personalidades relevantes.

En 2011 la sociedad Hard News fue contratada por el Ayuntamiento de Getafe para realizar asesoramiento en materia de contratación. La oposición, sin embargo, sospecha que los informes realizados por Cordero, exceden el trabajo justificado por el Ayuntamiento, por lo que el pasado mes de enero se constituyo una comisión de investigación que preside el propio alcalde, Juan Soler, y cuyas sesiones se realizan a puerta cerrada.

‘Informes B’

El Gobierno ha puesto a disposición de los partidos de la oposición los informes elaborados por Javier Cordero y que presuntamente servían para guiar a los funcionarios durante los procedimientos de contratación. Sin embargo, se pone en duda que la documentación aportada por el Gobierno del Partido Popular esté completa. Muchos de los trabajos firmados por Hard News hacen referencia a otros de los que nadie tiene constancia. Fuentes conocedoras de los trabajos realizados por Hard News para Getafe hablan de «informes A» e «informes B«.

Aun así, el contenido de los documentos analizados ha levantado iras entre políticos y empresarios de Getafe. En alguno de ellos el autor hace una descripción sobre asuntos que afectan a la vida de los investigados. Es el caso de un periodista local, del que dice «respira hacia la izquierda» o el de un medio de comunicación, al que el autor acusa de «seguir los dictados de la oposición». Tampoco deja al margen aspectos que rozan la intimidad de las personas, sus relaciones sentimentales, su lugar de trabajo o las multas de tráfico que acumula.

Otros de los informes analizan contratos anteriores al Gobierno del Partido Popular en Getafe. Una cuestión que choca directamente con el «asesoramiento» alegado por Juan Soler para justificar el contrato con Hard News.

Pero lo que desde la oposición se considera casi más grave es que estos ya bautizados como ‘informes espía’ hayan servido al Gobierno de Juan Soler para excluir a empresas de los procesos de contratación.

Durante la tercera sesión de la comisión de investigación, el consejero adjunto técnico de Hacienda, Álvaro Romero, explicó que la información fue utilizada “con objeto de conocer a las empresas y decidir si se contaba con ellas o no en procesos de contratación”, como los negociados, en los que el Gobierno invita a las empresas que considera oportuno. «¿Quién puede asegurar que no hubiera motivos políticos a la hora de decidir a qué empresas invitaban?”, se preguntan en UPyD.

En la misma sesión se ha conocido un informe de Intervención de marzo de 2013 en el que se asegura que “el objeto principal del contrato se corresponde en buena parte con la realización de funciones que la normativa en materia de contratos encomienda a funcionarios y órganos de la administración”. El contenido de este informe evidencia que se desaconsejaba la contratación de Hard News incluso para el cometido reconocido por el Gobierno de manera “oficial”.

PSOE, UPyD e IU, juntos en la batalla contra los informes espía, han denunciado también un posible fraccionamiento durante la contratación de Hard News. Ha esta acusación se suma que la jefa de Compras durante la tramitación del primer contrato con la empresa de Cordero ha asegurado que las actuaciones son nulas de pleno derecho por dos motivos: por un lado, hubo informes emitidos cuando el objeto social de la empresa era solo labores de limpieza -se amplió al asesoramiento en la contratación en octubre de 2011- y, por otro, se realizaron informes antes de firmar la autorización del gasto, por tanto antes de ser contratada. Esto lleva a la paradoja de que la empresa que en teoría debía asesorar en la contratación fue contratada de manera irregular.

La comisión de investigación ha desvelado también que el regidor, Juan Soler, tenía conocimiento exhaustivo de los trabajos realizados por Hard News. Es más sería el propio regidor con su batuta quien controlara los informes de Cordero. Cuando se aprobaban pliegos de condiciones de algún procedimiento, el alcalde preguntaba si habían sido analizados previamente por Cordero.

Para la oposición los descubrimientos de la última sesión «ponen claramente de manifiesto las contradicciones de Soler, quien mintió al afirmar en un Pleno que solo se enteró de que Hard News trabajaba para el Ayuntamiento cuando se solicitó la constitución de la comisión de investigación».