El Registro Civil de Madrid al borde del colapso por los recortes del Gobierno regional

Share:

MADRID. El Registro Civil Único  de Madrid atraviesa momentos difíciles que podrían llevarle a su «desbordamiento» como consecuencia de la falta de personal para atender correctamente a los cientos de ciudadanos que acuden a diario a esta sede judicial. Una colapso que, según ha denunciado CSI-F, es consecuencia de la política de recortes del Gobierno regional, que desde enero de 2013 no ha cubierto 550 plazas vacantes, que podrían estar utilizando para justificar su privatización.

Desde el sindicato -mayoritario en el sector de la Justicia-  han remitido un escrito a la Comunidad de Madrid en el que alerta de la difícil situación que atraviesa en estos momentos el Registro Civil. La misiva, dirigida al director general de Relaciones con la Administración de Justicia, Agustín Carretero, señala que la no cobertura de las plazas vacantes como consecuencia de los últimos concursos de traslados o de las bajas médicas por incapacidad temporal, está agravando la situación de carga de trabajo que ya sufriría el personal de este sede «en caso de disponer de la totalidad de la plantilla, haciendo que aumente el riesgo de colapso del servicio».

El aumento de la carga de trabajo por el déficit de personal está provocando un aumento de problemas médicos como consecuencia del estrés y ansiedad que sufren los funcionarios que desarrollan su actividad profesional en el Registro Civil.

Además de la elevada carga de trabajo, hay que añadir la presión que sufren estos trabajadores por parte de los ciudadanos que acuden a diario a esta sede, que ven como se retrasan los trámites por la falta de personal y en muchas ocasiones se ven obligados a permanecer mucho tiempo en largas colas antes de poder ser atendidos.

El presidente de CSI-F Justicia Madrid, Juan José Carral, indica en la carta que el problema de falta de personal es «responsabilidad única y exclusiva de la Comunidad de Madrid, que como consecuencia de la política de reducción del gasto público no está cubriendo desde enero de 2013 unas 550 plazas vacantes». «Esta falta de nombramiento de personal afecta a la totalidad de Órganos Judiciales de nuestra región, pero incide con más dureza sobre el Registro Civil Único, donde actualmente hay unas 50 mesas vacías», añade.

Estas cifras suponen ponen de relieve que desde el año 2011 se ha reducido la plantilla del Registro Civil en un 25%, cuando no se ha producido una modificación de la planta ni amortización de plazas que motiven esta reducción. «Cuestión que nos parece intolerable y pensamos que puede ser utilizada para justificar la futura externalización de la gestión del Registro Civil», continúa Carral en la misiva.

«Por ello, desde CSI-F exigimos que desde esa Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia se hagan cuantas gestiones sean necesarias para que se cubran la totalidad de plazas vacantes existentes en la Administración de Justicia de la Comunidad de Madrid, haciendo especial hincapié en el Registro Civil Único», concluye el escrito.