El Hospital del Sureste entra en barrena: cancela las operaciones complejas por falta de camas

HOPITAL DEL SURESTE

SANIDAD. Lo habían anunciado. La desbordamiento de los servicios del Hospital Universitario del Sureste, en Arganda del Rey, estaba ocasionando graves problemas en su funcionamiento. Ahora, la situación ha llegado al límite: “están cancelando las intervenciones quirúrgicas, de cierta complejidad, y en su lugar, está programando operaciones más leves que no requieren ingreso hospitalario”, denuncian los sindicatos.

“La Dirección del hospital no está aportando soluciones prácticas al problema, y en su lugar va a poner en marcha medidas chapuceras y poco estructuradas”, aseguran desde la sección sindical de CCOO

Entre las “chapuzas”, destacan que para agilizar el proceso de alta e ingresos de los pacientes, han habilitado una sala de cuidados intermedia, donde los que estén a punto de recibir el alta, esperan a que les entreguen su informe o sean recogidos por sus familiares. “Esta medida les deja en situación de indefensión, ya que no están dados de alta, pero en caso de empeorar, tendrían que acudir al servicio de Urgencias en lugar de ser atendidos por los médicos que lo venían haciendo, puesto que estos profesionales ya tendrían asignados nuevos pacientes”, añaden desde este sindicato.

CCOO considera que este sistema supone una sobrecarga para el personal de la planta, pues, a día de hoy, no está previsto aumentar la dotación de trabajadores de la planta donde está ubicada esta sala con pacientes.

El sindicato alaba la puesta en funcionamiento de una Unidad de Reanimación Postquirúrgica (URPA), que además de ser un beneficio para los pacientes, aliviará las cargas de trabajo del personal de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), puesto que al carecer de URPA hasta ahora, los pacientes procedentes del quirófano ingresaban directamente en la UCI para las primeras horas posteriores a la cirugía. Esta nueva unidad, contará con personal que actualmente trabaja en quirófano y propiciará la contratación de seis enfermeras.

Pero la Dirección del centro tiene que respetar las normas vigentes, y contratar a quien corresponda según la Bolsa Única de contratación para Enfermería de la Comunidad de Madrid, y preocuparse de darles la formación adecuada a este personal para el puesto que van a ocupar, en lugar de ignorar estos listados y contratar “a dedo” a este personal.

Desde el sindicato exigen al Gobierno regional que solucione estas irregularidades que no son propias de un hospital público, y que evidencias la mala gestión que están llevando a cabo en Madrid.