El enfrentamiento entre Leganés y la UC3M se intensifica tras un nuevo cruce de cartas

jesus_gomez

LEGANÉS. El primero en disparar fue Daniel Segovia, director de la Escuela Politécnica de la Universidad Carlos III (UC3M). En una carta que difundida por uno de los partidos de la oposición criticaba la gestión del Ayuntamiento de Leganés frente a los problemas de vandalismo en el campus de la Universidad. Ahora, le toca el turno al alcalde de Leganés, Jesús Gómez (PP), que tras mantener una reunión con el académico, ha decidido hacer pública otra dura misiva con su respuesta.

El problema entre ambas instituciones es fruto de los actos vandálicos que afectan al campus de la Universidad Carlos III de Leganés. Y más concretamente, las disputas entre ambas instituciones son consecuencia de dos puertas que permanece abierta día y noche y que permiten, por una histórica servidumbre de paso, que los vecinos crucen el campus.

Desde la Universidad piden al alcalde que actúe contra el vandalismo y que cierre las puertas. Pero el Ayuntamiento, por competencias, no puede actuar dentro del campus, salvo para casos en los que lo pida directamente el rector. “Es necesario recordar las limitaciones que el Ayuntamiento, como administración, tiene para colaborar con la Escuela en aras de atajar esa problemática; limitaciones de orden eminentemente legal, competencial y jurisdiccional”, aclaran desde el consistorio.

Y en la reunión no se alcanzaron acuerdos. “Daniel Segovia mostró, durante el transcurso de la reunión, un cambio de opinión por su parte que le ha hecho reconsiderar el cierre nocturno de las puertas, circunscribiendo el problema únicamente a fechas festivas puntuales y a los fines de semana”, explica el Gobierno municipal. El Ayuntamiento propuso a la Universidad colocar dos vigilantes privados, que tendría un coste aproximado de 45.000 euros anuales. Ofecieron ampliar el Convenio que el Ayuntamiento mantiene con la Universidad al objeto de incluir, si legalmente es posible, el coste de la vigilancia del recinto del campus en el marco del pliego que el Ayuntamiento mantiene para el servicio de seguridad de sus edificios públicos, aportando la Universidad, por su parte, contraprestaciones en especie, como por ejemplo la cesión del Auditorio o de cualquier otro edificio o servicio que preste la Universidad o la Escuela.

Pero la Carlos III no ha dado respuesta.

En cuanto a la actividad de la Policía Municipal dentro del campus, el consistorio niega que exista falta de colaboración, porque se ha intervenido dentro del campus, previa solicitud del rector, y en episodios puntuales en los que se han producido desórdenes tumultuosos, tal y como demuestran las minutas policiales.