Las adopciones de animales en la Comunidad de Madrid aumentaron un 64% desde 2011

Share:

adopciones animalesCOMUNIDAD DE MADRID. El Centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid (CIAAM) incrementó las adopciones de animales un 64% desde 2011, pasando de 400 a 656. Al mismo tiempo, los ingresos de animales han caído en este periodo un 38%, de 738 a 533.

El Centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid da cobertura a 78 municipios de menos de 5.000 habitantes que no disponen de medios para la recogida y cuidado de animales abandonados. La Comunidad de Madrid cuenta además de un servicio 24 horas de recogida urgente y atención clínica “in situ” de animales vagabundos y/o abandonados que se encuentren en las carreteras o en sus proximidades. Este servicio está dirigido a evitar posibles accidentes de tráfico u otros siniestros, así como a garantizar la seguridad de los propios animales.

Para reforzar los principios de la adopción y la tenencia responsable y la concienciación social, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha editado un Decálogo del Propietario Responsable que recoge los criterios a tener en cuenta antes de adquirir una mascota y las obligaciones, gastos y responsabilidades que acarrea tal decisión.

De acuerdo con el estudio elaborado por la Comunidad de Madrid en el seno de su Plan de Protección Animal, los animales abandonados suelen ser machos jóvenes, mestizos y también aquellos procedentes de camadas indeseadas. El perfil de la persona que abandona a sus animales es el de un varón, español y mayor de edad que convive en el mismo domicilio con el animal y no muestra interés por prestarle tratamientos veterinarios.

Se reducen los abandonos

En los últimos tres años el número de expedientes generados en la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio por cuestiones como abandonos, malas condiciones higiénico-sanitarias, maltrato, ausencia de licencia, de vacunaciones o de registro, en el caso de tiendas, se ha reducido un 33%, al pasar de los 719 expedientes de 2012 a los 481 con los que se cierra este 2014.

La evolución estadística refleja una disminución muy significativa en el caso de las sanciones muy graves, que se han reducido desde las 82 de hace sólo dos años a las 23 del año pasado y las 11 de 2014. En total, el importe de las sanciones en estos tres años ha superado los 300.000 euros.

Dentro del programa de inspecciones que el Gobierno regional lleva a cabo todos los años en materia de protección animal, se realiza una campaña de visitas e inspecciones en establecimientos de animales, incluidas rehalas y perreras deportivas. También controlan granjas y el transporte de los animales. El número de visitas alcanzó en 2014 las 846.

No obstante, entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre, la Comunidad de Madrid desarrolla una campaña especial en establecimientos de animales de compañía de cara al periodo navideño, en el que suele haber mayor acumulación de animales. Esta campaña la realiza un equipo de veterinarios de acuerdo a unos procedimientos documentados previamente establecidos. Se hace hincapié en la educación y formación del personal de los centros para fomentar el trato correcto a los animales.

Las instalaciones donde habitualmente se alojan estos animales, deben cumplir una serie de condiciones establecidas en la legislación. Entre ellas se incluyen que los animales disfruten de espacio suficiente en su alojamiento, que cuenten con una zona protegida de las inclemencias del tiempo y una zona de ejercicio. Además, deben estar limpios y construidos con materiales que les permitan conservar unas condiciones higiénico sanitarias correctas. Los animales deberán estar identificados, vacunados contra la rabia, bien alimentados y con agua a su disposición.

En el marco de esta campaña, los veterinarios realizaron en 2012 un total de 400 visitas, que se elevaron a 432 en 2013 y a 617 el año pasado. Pese al aumento de las visitas, destaca el descenso paulatino de las infracciones detectadas por falta de registro de los establecimientos (77, 66 y 63, respectivamente), lo que refleja el efecto disuasorio, preventivo y corrector de las inspecciones.