El TSJM admite el recurso contra la contratación de profesores ‘expertos’ en idiomas

figaR_prevaricación

figaR_prevaricación

Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid.

COMUNIDAD DE MADRID. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha admitido a trámite el recurso contencioso-administrativo, interpuesto por la Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT contra el decreto del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid para la selección, habilitación y régimen jurídico de profesores expertos con dominio de lenguas extranjeras.

FETE-UGT rechazó en su momento en el Consejo Escolar, como había hecho previamente en la Mesa Sectorial de Educación, la propuesta de la Consejería de Educación sobre la contratación de “expertos” por considerar que esas contrataciones no respetan los principios de mérito, capacidad, igualdad y publicidad, que rigen para el acceso a la función pública, pues el Decreto no exige al profesorado extranjero presentarse al concurso-oposición, además de no requerirle el conocimiento del castellano, entre otros motivos.

Desde el sindicato explican que no están en contra de la contratación de nativos angloparlantes en España, pero exigen que esta “no se realice discriminando negativamente a los profesionales españoles”. “El conocimiento de un idioma extranjero no puede eximir jamás del cumplimiento de los requisitos exigibles para el ejercicio de la docencia en los términos que marca la ley”, añaden desde UGT.

El sindicato mantiene un proceso judicial contra la contratación de profesorado nativo en institutos bilingües de la Comunidad porque “se ha realizado hasta el momento de forma irregular”. El nuevo Decreto 139/2014 del Consejo de Gobierno que regula la figura del profesorado “experto” con dominio de lenguas extranjeras “no resuelve los problemas que motivaron las demandas iniciales contra la forma de contratación de nativos angloparlantes”.

Según UGT, este Decreto acentúa la carencia de una planificación adecuada de la red de centros bilingües. Se requiere para realizarla un estudio de las necesidades de recursos humanos en base a la disponibilidad de profesorado habilitado. Si no hay un número suficiente, lo preciso es formar a los profesionales con tiempo. Una vez formados, podrán incorporarse al sistema bilingüe.