El PP quiere lavar su imagen en Navalcarnero y da una última patada al alcalde imputado

613
4
Share:

santos_juzgadoNAVALCARNERO. El PP de Madrid ha decidido este lunes constituir una gestora en Navalcarnero y disolver la agrupación local que preside el alcalde de la localidad Baltasar Santos. Una decisión que Esperanza Aguirre aplica a menos de 50 días de las municipales y después de autorizar durante años y hasta el último momento un Gobierno local que ha dejado las arcas del municipio tiritando.

La deuda económica de Navalcarnero ha conseguido restar protagonismo en los medios a los excelentes vinos de este municipio madrileño. Con un agujero de más de 200 millones de euros, el futuro de la localidad ha quedado hipotecado durante lustros. Pero esta situación no es nueva.

Desde hace más de una legislatura, PSOE y PDAP, ambos en la oposición, han pedido auxilio a otras administaciones para evitar la catástrofe. Y hasta ahora sus gritos han pasado desapercibidos.

Ni siquiera el informe de la Cámara de Cuentas que analiza la gestión durante el año 2012 y cuyas conclusiones son terroríficas sirvieron para que desde la dirección del PP de Madrid se actuara para preservar los intereses de Navalcarnero. Es más, los populales han defendido con uñas y dientes la gestión de Santos en todos los foros. Tampoco la sanción de Patrimonio por la faraónica y millonaria obra de las Cuevas del Concejo -una de las causas en las que está imputado- sirvieron a Aguirre para dar un toque de atención a su jefe de filas en el municipio.

Pero la historia cambió está última semana, cuando la presidenta regional decidió prescindir de Baltasar Santos como candidato del PP. Lo hacía sólo 48 horas después de haberle revalidado y alegaba que el regidor le había ocultado las imputaciones penales que hay en su contra.

Santos respondía este mismo lunes acusando a Esperanza Aguirre de autoritaria; de saltarse los estatutos del partido; y de ser la culpable de todos los males por los que atraviesa el partido en la región.

Ahora es el PP el que reacciona y decide disolver la agrupación presidida por Santos y montar una gestora que dirigirá Esther Platero, una ‘paracaidista’ ajena a la política del municipio y que hasta ahora se ganaba la vida formando parte del séquito de asesores de Ana Botella en el Ayuntamiento de Madrid. Del equipo de Santos se han salvado dos concejales que en las últimas semanas había mostrado a pleitesía a Génova.