¿Se vota por inercia o en conciencia?

josé_leon

leganés_aguirreJosé León, profesor de Derecho.                                                                                                                            

Del mínimo o inexistente impacto electoral de ciertas decisiones internas de los partidos políticos pareciera deducirse que los vecinos votamos por inercia, independientemente de lo ocurrido.

Así, algunas medidas procedentes del Partido Popular de Madrid, presidido por Esperanza Aguirre, que parece que pudieran provocar un seísmo electoral, sin embargo, no afectan a los resultados obtenidos.

Lo explico mediante supuestos concretos: Caso de Leganés, Elecciones Municipales 2015. José Gómez Ruiz, actual Alcalde del Partido Popular con mayoría simple. Tras bregar cuatro años, con mayor o menor acierto, para poder adoptar decisiones en los Plenos, viene ahora la Señora Aguirre y lo desplaza de la candidatura. ¿Por qué? Nunca se sabrán los motivos reales, pero se barajan diferentes hipótesis. Desde el desencuentro personal hasta una posible insidia externa. Algunos dicen que Génova ha maniobrado para asegurarse el apoyo del partido local Unión por Leganés. ¿Seguro?

La realidad es que la candidata “impuesta”, porque no tiene otro adjetivo, es alguien ajena a la Ciudad de Leganés. Ni siquiera parece conocer los problemas reales de los vecinos. Pero hay más: la propia candidata declara que, en caso de ser Alcaldesa, “encontrará un Ayuntamiento saneado merced a la gestión del Alcalde”… ¿Entonces? Ante tal excelente gestión, ¿por qué relevarle?

Pero vayamos a las encuestas y, pese a todo, el Partido Popular de Leganés sigue siendo el partido ganador. ¿Votamos por inercia?

Otro modelo: Rivas Vaciamadrid, año 2006. El Partido Popular de Rivas realiza una batería incesante de propuestas y diseña un escenario previsiblemente bastante exitoso para las municipales del año siguiente. Pero se celebran unas “curiosas”, por no decir otra cosa, elecciones internas que desplazan al candidato y a su equipo. Así, sin más. En las Municipales de 2007 el Partido saca su “cotidiano” número de votos.

¿Votamos lo que votamos con independencia de lo ocurra internamente en los partidos?

Por último, Mejorada del Campo, en la actualidad. Conflicto abierto en el PP por, presuntamente, la negativa a “abrir la puerta” de la candidatura a un desconocido impuesto por Génova. Y sigue siendo en las encuestas la opción política más votada en el Municipio.

La frase más repetida y común en todos los casos es la de “somos un partido jerárquico y piramidal y la orden viene de arriba abajo. Y como viene de arriba abajo, yo lo que vengo a decir es lo que dice Esperanza Aguirre. Y como os tengo que decir que en todos los sitios se ha hecho… Esto es lo que hay”. Tremendo.

Análogo es el caso de Izquierda Unida en Madrid, con cadena continua de dimisiones y cambios de candidatos a última hora. Veremos qué ocurre.

Todo lo contado no es un capítulo ficticio de la serie de “El Ministerio del Tiempo”, sino una triste realidad que se reproduce con casi idénticos interlocutores y mensajes.

El día en que dejemos de votar por inercia tal vez queden desterrados para siempre determinados dejes que pudieran tildarse hasta de despóticos. ¿Serán las Elecciones Municipales de 2015 el punto de arranque del voto en conciencia?

Errar es humano, pero más lo es culpar de ello a otros” (Baltasar Gracián).