El alcalde de Navalcarnero aprueba ‘in extremis’ una concesión a un imputado en Gürtel

baltasar_igae

baltasar_igaeNAVALCARNERO. El alcalde en funciones de Navalcarnero, Baltasar Santos, ha aprobado este miércoles de manera “urgente” y “extraordinaria” la adjudicación de la gestión de una residencia de mayores a una sociedad propiedad de José Luis Ulibarri, un empresario imputado por cohecho en la trama Gürtel y  muy cercano al Partido Popular.

Para ello, el regidor, en funciones desde el pasado 24 de mayo, convocó una Junta de Gobierno extraordinaria que se ha celebrado este miércoles y en la que han aprobado dos nuevas adjudicaciones de servicios municipales.

La primera, para la gestión indirecta, bajo la modalidad de concesión, del centro de día y residencia de mayores municipal Virgen de la Concepción, un contrato hasta el 31 de diciembre y prorrogable por un tres años, por el que la adjudicataria tendrá que pagar un canon al Ayuntamiento de 2.083 euros mensuales.

El contrato ha recaído en Aralia Servicio Sociosanitarios, una de las empresas del constructor José Luis Ulibarri, imputado presuntamente por pagar sobornos a los miembros de la trama Gürtel.  La sociedad, propiedad de Ulibarri está administrada su su mujer y su hijo desde 2014 y pertenece al grupo Bejar.

Se trata de una concesión con un pasado plagado de baches. En la anterior licitación, en 2010, el Ayuntamiento se la adjudicó a la UTE Aldesa-Laganduz por un canon de 15.000 euros anuales, a pesar de que alguno de los licitadores había ofrecido hasta 30.000 euros al año. Con dinero público, ya se sabe.

Tampoco se libro de polémica esta concesión durante los años anteriores, cuando la residencia era gestionada por Mensajeros de la Paz, la ONG del Padre Ángel, con la que el Consistorio mantenía una deuda de 1,3 millones de euros en abril de 2010.

Pero la contrarreloj de Santos no termina ahí. La Junta de Gobierno aprobó una segunda adjudicación que tiene por objeto el servicio de mantenimiento de los ascensores de las dependencias municipales, por un importe de 22.440 euros anuales.

La decisión de Baltasar Santos de, a última hora, adjudicar sendos contratos no ha sentado bien a la mayor parte de los concejales electos. La razón: en este periodo de transición hasta que se forme un nuevo Gobierno la Ley solo permite al equipo saliente realizar gestiones de trámite. Sin embargo, los funcionarios no han emitido reparos a estas adjudicaciones, según han informado a politicalocal.es fuentes municipales. Aun así, durante la junta de Gobierno, la secretaria del Ayuntamiento decidió ausentarse, para evitar posibles responsabilidades, al igual que no estuvieron presentes la concejal de Urbanismo, María Paz Fraile, y Cristina López, cuarta teniente de alcalde, a quienes el regidor obligará a presentar un justificante por su ausencia.

Más granito, más deuda

Pero esta no ha sido la única sorpresa para el futuro equipo de Gobierno. En las últimas semanas el regidor ha sacado a relucir nuevos gastos de su compulsiva compra de ornamentación de granito, según publica este miércoles lainformacion.com. “Entre estas, se incluyen más de 150 por compras de granito, cuyo importe ronda los 1,9 millones de euros, contraídas con un mismo proveedor, Manuel Fernández García”.

“Todas estas facturas fueron contabilidadas o registradas entre el 1 de enero y el 26 de mayo de 2015 -dos días después de las elecciones municipales-“, añade el digital, que puntualiza que prácticamente la mitad, con un importe de 966.112 euros, fueron registradas en bloque en tres días, el 12, 13 y 26 de mayo de 2015.

Y mientras esto sucede, el Ayuntamiento, con una deuda ya reconocida por el interventor de más de 200 millones de euros, mantiene un saldo negativo con dos de las principales contratas del municipio. Navalcarnero debe 18 mensualidades a FCC por el servicio de recogida de basuras, un total 3,6 millones de euros, y otros 1,5 millones de euros a Elecnor, la compañía adjudicataria del servicio integral de alumbrado público.

Las millonaria deuda continúa dejando efectos en los servicios de la localidad, donde en las últimas semanas varias dependencias municipales han sufrido cortes de luz.