La privatización del Canal bajo sospecha tras la imputación de Salvador Victoria en Púnica

salvador_victoria_colegios_concertados_rivas

COMUNIDAD DE MADRID. La imputación en el caso Púnica de Salvador Victoria, consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid y presidente del Canal de Isabel II, ha despertado la alarma entre los sindicatos, que más que nunca instan a todas las fuerzas de la oposición a que paralicen la privatización de la empresa pública y que realicen una auditoría de sus cuentas.

CCOO solicitará una reunión con PSOE, Podemos y Ciudadanos en las que expondrá la necesidad urgente de examinar la gestión de las cuentas y de paralizar de manera cautelar los procesos de contratación abiertos en este momento, tras en anuncio de la imputación en la “Operación Púnica” del actual presidente del Canal de Isabel II y número dos de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria.

Esta petición se hará extensiva a otras empresas que conforman el grupo Canal, como por ejemplo Hispanagua, cuya gestión ha quedado en entredicho a raíz de la detención de varios empleados en el marco de la Operación Tosca, (uno de ellos actual gerente de Canal Gestión Lanzarote) por presunta corrupción en la concesión de contratos públicos durante su gestión en Melilla.

Se da la circunstancia además de que uno de los últimas concesiones del Canal de Isabel II a otra empresa del grupo (GSS Venture) concerniente a la prestación del servicio de Call Center, se encuentra demandada ante el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid por parte de dos de las empresas licitadoras: Atento y Grupo Konecta, por presuntas irregularidades en el proceso.

CCOO entiende que con el vuelco electoral de las elecciones municipales y autonómicas, “se debe forzar desde los distintos grupos políticos de la oposición la apertura de vías de negociación y diálogo que hasta ahora han sido inexistentes, así como la implantación de mecanismos de control que eviten en un futuro el uso irresponsable de los fondos del Canal”.