Los protagonistas del ‘Tamayazo’ plantados en el juzgado 12 años después

Share:

tamayazo_asambleMADRID. El Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid reunió este jueves a gran parte de los protagonistas del llamado ‘Tamayazo‘, el triste episodio de la vida política madrileña que debe su nombre al ex diputado socialista Eduardo Tamayo. Un juicio que no pudo celebrarse debido a la ausencia de uno de los letrados.

Los hechos se remontan a junio de 2003, cuando el parlamentario se ausentó de la votación que debía proclamar al presidente de la Cámara y por ende convertir a Rafael Simancas (PSOE) presidente de la Comunidad de Madrid y que facilitó la entrada de Esperanza Aguirre en el Gobierno regional.

Ahora, 12 años después, un juez ha vuelto a juntar a alguno de los personajes que coparon las portadas de todos medios del país durante meses. Se trata de una causa iniciada tras una denuncia interpuesta por la filtración de las llamadas de ese fatídico día y varios de los anteriores y posteriores. En el banquillo, dos ex trabajadores de la empresa Telefónica. Como acusación, el PP de Madrid, el abogado Esteban Verdes (representado por Ignacio Peláez), el empresario Francisco Bravo (Euroholding) y el archiconocido Ricardo Romero de Tejada (caso fotocopias, tarjetas black), ex secretario general de los populares madrileños. También está presente en el juicio la Fiscalía, que considera que terceras personas intermediaron en las filtraciones. Y más de una docena de testigos entre periodistas, políticos, detectives y trabajadores de la compañía de telecomunicaciones. Todos juntos y revueltos en los pasillos del edificio de Julián Camarillo.

Estaban citados a declarar, en calidad de testigos, el ex ministro de Fomento socialista José Blanco y Óscar López, actual portavoz del Grupo Socialista en el Senado. Ambos no acudieron a la cita. El PP pidió también la testifical del ex ministro Alfredo Pérez Rubalcaba y de Antonio Hernando, que fueron rechazadas por el juez.

Los hechos juzgados son fáciles de entender pero difícilmente comprensibles teniendo en cuenta la dimensión del escándalo generado en 2003.

La acusación pide responsabilidades por la filtración de llamadas, que argumentan se realizó a través de una agencia de detectives. Buscan la relación del PSOE con los investigadores. Se pide cuatro años para los técnicos que presuntamente accedieron a listado de los contactos telefónicos realizados entre el mayo y junio de 2003.

Entre ellas, las llamadas realizadas por Eduardo Tamayo, presente en la sala -haciendo un paréntesis a sus actividades empresariales al otro lado del Atlántico-; las José Luis Balbás, entonces líder de la corriente socialista Renovadores por la Base; Romero de Tejada; Esteban Verdes, casado con la ex concejal del PP en Madrid Paloma García Romero; y Francisco Bravo, propietario de Euroholding. Sobre ellos planea la duda de una trama que dio un giro de 180 grados a la política de la Comunidad de Madrid.

Lejos de los hechos juzgados quedan los posibles negocios inmobiliarios, maletines, y compra de voluntades tan aireados durante años por uno y otro bando. Los únicos que se sentarán en el banquillo serán los trabajadores de Telefónica.

Pero no será la última vez que los protagonistas del ‘tamayazo’ se reúnan en el juzgado. La vista quedó aplazada hasta el próximo mes de febrero, debido a la indisposición de uno de los abogados de la defensa. Se trata del segundo retraso, después de que en abril no se pudiera notificar a varios de los testigos.