Aguirre justificó con el tren de Navalcarnero un Plan urbanístico para 70.000 nuevos habitantes

Ángel Gabilondo junto a José Luis Adell durante la campaña.

Ángel Gabilondo junto a José Luis Adell durante la campaña.


Ángel Gabilondo junto a José Luis Adell durante la campaña.

Ángel Gabilondo junto a José Luis Adell durante la pasada campaña electoral.

NAVALCARNERO. La línea de tren de Móstoles a Navalcarnero fue la infraestructura que justificó la aprobación del Plan General de Urbanismo que calificaba suelo para más de 70.000 nuevos habitantes en este último municipio. Así lo explica el nuevo Gobierno local que, “aunque no comparte el planteamiento de sus antecesores”, exige al Gobierno de Cristina Cifuentes que termine esta obra pública paralizada por la empresa concesionaria, OHL.

Desde el Gobierno de Navalcarnero (PSOE, Cambiemos y un concejal independiente) aseguran que su localidad es la más “desestructurada económica, urbanística y socialmente de toda la Comunidad de Madrid”. Y se han propuesto un reto: se lo demostrarán a Ángel Gabilondo, portavoz del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, en próximo lunes 26 de octubre, durante una visita al municipio.

Gabilondo, acompañado por el equipo de Gobierno, podrá ver in situ los focos más polémicos de la gestión del ex alcalde del PP Baltasar Santos y que han llevado -aseguran- a la situación actual. Entre ellos, las Cuevas del Concejo, una polémica y millonaria obra que agujereó el casco histórico municipal; la parcela cedida por el Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid en 2003 para construir un nuevo centro de salud; la salida a la Nacional V de los barrios de La Dehesa, El Pinar y San Andres -abandonados a su suerte durante un década-; y, por su puesto, lo que queda de las obras de la línea del tren.

Pero antes, el alcalde de la localidad, el socialista José Luis Adell, y los concejales de Gobierno detallarán ante Gabilondo la situación económica por la que atraviesa el municipio. “El epicentro de este deterioro se encuentra en una deuda de más de 200 millones de euros que fue generada por los anteriores Gobiernos del Partido Popular”, explican desde el consistorio en un comunicado.

Peligran las escuelas infantiles y residencias de mayores

Un mensaje que describe una situación nada alentadora y en el que reclaman ayuda a otras administraciones. “Tanto la Comunidad de Madrid como el Gobierno de la Nación eran conscientes de todo lo que estaba pasando en Navalcarnero desde hace años. Por ello, si no participan en las soluciones, los vecinos se verán privados de servicios públicos tan esenciales como las escuelas infantiles, residencias de ancianos, BESCAM…”, añaden desde el Ayuntamiento.

“Las soluciones para viabilizar el Consistorio no encajan en ninguno de los planes de ‘rescate’ previstos por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas”, asevera el Equipo de Gobierno, aunque adelantan que “se está trabajando conjuntamente en la búsqueda de soluciones”.

Para el nuevo Gobierno lo que ha pasado en Navalcarnero se describe con dos palabras: “expolio y saqueo”.  Y para saber lo ocurrido durante los años de mandato del PP de Baltasar Santos -fue expulsado del partido unos meses antes de las elecciones- el Pleno de Navalcarnero aprobó por unanimidad de los presentes -PSOE, PP, Cambiemos, Ciudadanos y el independiente-  solicitar a la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid la fiscalización de todos los ejercicios desde 2007.

Una medida a la que se añade una petición a todos los grupos de la Asamblea de Madrid:  que aprueben esta solicitud de fiscalización. “El objetivo de la misma es clarificar el saqueo y expolio al que ha sido sometida la localidad y delimitar las responsabilidades en que pudieran haber incurrido los anteriores gobiernos y por las que el anterior alcalde y varios miembros de su equipo están imputados en tres procedimientos”, explican desde el Ejecutivo local.

La visita de Ángel Gabilondo prevista para este lunes será como una mañana en el ‘museo de los horrores’. El portavoz socialista acudirá a los Barrios de la Dehesa, El Pinar y San Andrés… ¿Qué tienen de especial? Nada. Y precisamente eso es lo más especial. Según el consistorio se trata de “la zona más abandonada de la Comunidad de Madrid”.

Abandonados desde su nacimiento, “sobre ellos se levantó una de las mayores operaciones especulativas que ha existido en España”, explican desde el Ayuntamiento. Se crearon tras la venta de la dehesa municipal (4,6 millones de m2); carecen de infraestructuras y equipamiento de todo tipo; están aislados del casco urbano y de otros municipios; y no tienen línea de autobús ni se ha construido la salida directa a la Nacional V (km 28) que estaba proyectada. “Actualmente, se tarda más en llegar a Madrid desde estos barrios que viajar desde Madrid a Palencia en AVE”.

El desarrollo de La Dehesa, El Pinar y San Andrés no podría explicarse sin la construcción de la línea de tren Móstoles-Navalcarnero adjudicada a OHL por el Gobierno de Esperanza Aguirre.

Pero no sólo está en juego el futuro de los nuevos barrios. El Plan de Urbanismo de todo el municipio en el que estaba previsto un crecimiento de más de 70.000 habitantes “aprobado por la Comunidad de Madrid, no tiene ninguna viabilidad sin esta línea de tren”, explican desde el nuevo Gobierno. “El futuro de Navalcarnero, del que es corresponsable la administración autonómica, depende directamente de su ejecución”, sentencian.

Por ello, consideran que esta infraestructura no puede ser considerada un negocio ni de la empresa adjudicataria -en una clara referencia al desistimiento de OHL- ni de los promotores del suelo. “La promesa electoral de Esperanza Aguirre durante tres legislaturas atrajo a numerosas familias que apostaron por esta zona que prometía ser un referente urbanístico en la Comunidad de Madrid”.

30 millones de euros en unas faraónicas cuevas

También formarán parte de la visita de Gabilondo. Se trata de una faraónica obra realizada por el Gobierno de Baltasar Santos y “en la que se han derrochado más de 30 millones de euros sin procedimientos legales de contratación, desviando estos fondos de otros proyectos que fueron certificados en falso (Proyecto de Rehabilitación del Casco Histórico entre otros)” y que “carece de todo tipo de requisitos legales y licencias”.

Esta es una de las causas penales por las que el anterior alcalde está imputado con propuesta de apertura de juicio oral por parte del instructor.

Otra primera piedra solitaria

“Los habitantes de Navalcarnero sufren las consecuencias de un Centro de Salud que data de 1990, cuando la población de Navalcarnero era de 9.700 habitantes, y que ahora da servicio a una población de más de 27.000 habitantes y de vecinos de localidades limítrofes”, afirma el Ayuntamiento en un comunicado.

Durante tres legislaturas, desde 2003, Esperanza Aguirre prometió la puesta en marcha de un nuevo centro de salud. El Ayuntamiento cedió un solar para su construcción. En 2007, el consejero de Sanidad Manuel Lamela colocó la primera piedra y nunca más se supo… Hasta que en 2011, una nueva campaña electoral resucito la manida promesa.

“Esta demanda histórica es fundamental para Navalcarnero, y más cuando los nuevos barrios continúan carentes de cualquier tipo de infraestructura, y menos sanitaria”, añade el comunicado. Se trata de la primera actuación supramunicipal -que afecta a varios municipios- con una partida presupuestaria de 4,6 millones de euros.