El exdirector del colegio de Villanueva del Pardillo donde se denunciaron abusos declara como imputado

Share:

VILLANUEVA DEL PARDILLO. El exdirector de un colegio de Villanueva del Pardillo donde impartía clase un profesor detenido por presuntos abusos denunciados por diez alumnos ha declarado este lunes en calidad de imputado en el Juzgado número 3 de San Lorenzo de El Escorial.

Así lo ha confirmado el abogado de la acusación particular, José Miguel Garrido, que ha explicado que además del exdirector han comparecido en calidad de testigos tres profesores. Este martes está prevista la declaración de otros dos docentes. El exdirector ha sido imputado por no impedir supuestamente los abusos del maestro denunciado.

Los hechos en cuestión se refieren a la denuncia presentada por diez menores del colegio contra un profesor de 33 años por presuntos abusos. El docente fue detenido en marzo por la Guardia Civil y desde entonces permanece en prisión.

Según Garrido, a preguntas de la acusación el ex director ha respondido que en marzo de 2013 unos padres le comunicaron que supuesto comportamiento de un profesor con su hijo les parecía «extraño».

«Le dijeron que le abrazaba, le chupaba la oreja, que le mordía la oreja. El director ha manifestado que no hizo absolutamente nada, que ni lo comunicó a nadie ni hizo seguimiento posterior al profesor porque él entendió que los padres ya se habían quedado contentos y que el tema se había solucionado», ha añadido.

De este modo, el abogado ha relatado que en febrero de 2015 fueron de nuevo esos padres junto con los de otros dos alumnos para decir que podría haber una actuación «irregular por parte de un profesor» y que «ahí inmediatamente sí» se actuó.  «El primero que tuvo conocimiento fue el jefe de estudios que llamó al  director y convocaron las reuniones con los padres, la psicóloga del centro y notificaron a Educación», ha añadido.

Según el letrado de la acusación particular, se han producido «contradicciones» porque el director negó que hubiera un protocolo para actuar en el colegio ante «denuncia o conocimiento de hechos extraños», mientras que el jefe de estudios y tres profesores «manifestaron que sí que existía protocolo de actuación».

Por otra parte, en cuanto a la declaración de los tres profesores, según Garrido, han señalado que «no habían visto nada» y que las veces que entraron en el aula que impartía clase el maestro denunciado habían visto una «clase normal, nunca a ningún niño subido encima de las rodillas del profesor». «Ellos han dicho que nunca han visto una actuación rara del maestro con los niños», ha concluido. EP.