El ex jefe de Informática de la CAM, imputado en Púnica, comparecerá en la comisión de investigación

Share:

José Martínez Nicolás.

COMUNIDAD DE MADRID. El empresario Alejandro de Pedro y el exconsejero delegado de la Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid (ICM), José Martínez Nicolás, imputados en el marco de la Operación Púnica, han sido llamados a comparecer en la próxima sesión de la comisión de investigación sobre corrupción política de la Asamblea de Madrid, donde se analizará la actuación de ICM, cuyos contratos con Indra están siendo investigados por dicha operación.

Junto a las comparecencias de De Pedro y Martínez Nicolás, se han solicitado las de Silvano Corujo, exsubdirector general de ICM, y Javier Botija, exdirector general de Compras de ICM. Los nombres de los comparecientes han sido acordados por unanimidad en la reunión de la Mesa y los portavoces de la comisión de investigación, según han informado los portavoces a la salida de la reunión.

Aunque la próxima sesión estaba prevista para el viernes 4 de diciembre, el Gobierno regional tiene de plazo para enviar la documentación solicitada por los grupos hasta el día 7, lo que podría aplazar la sesión.

Las fechas alternativas que se barajan son el 11, el 14 y el 22 de diciembre, lo que podría suponer que las comparecencias previstas en principio para el 4 se aplazaran al 18, cuando está prevista la siguiente sesión, fecha que sería inamovible, y en la que se espera que comparezcan los responsables políticos, entre los que podrían encontrarse la expresidenta del Gobierno regional Esperanza Aguirre y los exconsejeros Salvador Victoria y Lucía Figar.

Según ha explicado el portavoz del PP en la comisión, Alfonso Serrano, se ha trasladado un escrito a la Mesa de la Asamblea para solicitar que se habilite un día posterior a la fecha en la que previsiblemente llegaría la documentación, y en función de la fecha que proponga el órgano rector de la Cámara se tomará la decisión de mantener la convocatoria del 4 o adoptar la nueva fecha.

Serrano ha señalado que las dos sesiones sobre la venta de 3.000 viviendas del IVIMA a fondos de inversión se han celebrado a falta de parte de la documentación solicitada por la comisión «por una cuestión de plazos legales», al tiempo que ha manifestado que los ‘populares’ están satisfechos con el hecho de que en esta ocasión se haya tomado la decisión de esperar a que llegue la documentación y en función de la misma «poder llevar a cabo unas comparecencias que respondan al objeto de la comisión».

El portavoz ‘popular’ ha recordado que aquello que tiene que ver con la Operación Púnica «está siendo objeto de investigación judicial», para afirmar que eso exige a los miembros de esta comisión «un plus de responsabilidad, un plus de rigor y un plus de seriedad si cabe aún más». «Hay que ser extremadamente celosos en este tema», ha apostillado.

Por otro lado, Serrano ha manifestado que el PP da por «zanjado» el tema del IVIMA, después de que haya comparecido el expresidente del Gobierno regional Ignacio González, y que considera que en las dos sesiones que ha celebrado la comisión de investigación sobre este asunto «no se ha podido demostrar ningún tema de irregularidad ni corrupción política», de manera que están «satisfechos». Sin embargo, ha considerado que el tema de ICM podría requerir más de dos sesiones.

Tras recordar que PSOE y Ciudadanos en Andalucía han acordado posponer las comparecencias de la comisión de investigación que se ha creado en el Parlamento andaluz hasta febrero, por lo tanto pasadas las elecciones generales, ha subrayado la necesidad de «ser especialmente cautelosos para que los madrileños  no piensen que se está haciendo un uso fraudulento de esta comisión para los fines electorales de nadie».

Por su parte, la portavoz socialista en la comisión de investigación, Encarnación Moya, ha apuntado, en alusión a la documentación, que «lo que seria bueno es que el Gobierno fuera diligente y la mandara un poco antes» para poder empezar a trabajar cuanto antes «con más seriedad y con más rigor».

«Creemos  que ICM es una investigación muy amplia, abarca dos legislaturas, hay muchas sospechas y muchas dudas sobre la gestión en ICM y por eso tenemos que tener documentación, tenemos que tener contratos y tenemos que ver qué es lo que se ha hecho ahí para poder trabajar con rigor y seriedad en esa comisión», ha agregado.

En cuanto a los comparecientes, la portavoz socialista ha constatado que van de los que tienen «una responsabilidad más directa o un conocimiento más directo del día a día en ICM» para después «llegar a responsabilidades superiores».

Sobre el hecho de que las dos próximas sesiones de la comisión de investigación coincidan con la campaña electoral, Moya ha afirmado que «esta comisión tiene que desarrollar sus trabajos al margen de la celebración de unas elecciones generales». «Si no, estaríamos engañándonos a nosotros mismos y, lo que es más grave, engañando a los ciudadanos», ha añadido, para recalcar que una comisión de investigación «no se constituye para hacer política en campaña electoral sino para investigar».

El portavoz de Podemos, Miguel Ongil, ha explicado que la posición de su grupo es que se debe mantener el calendario previsto para «que no haya ningún tipo de maniobra extraña», al tiempo que ha puesto de manifiesto la protesta de su formación por el hecho de que no se les hayan facilitado «los registros de entrada y salida de la Asamblea» de De Pedro, del que ha destacado que está «inscrito dentro de Púnica como conseguidor y parece que cobraba servicios que prestaba al PP a través de contratistas públicos a los que el PP les daba contratos hinchados».

Ongil ha insinuado que se podrían estar «destruyendo documentos ilegalmente», en alusión a los registros, y ha advertido de que están dispuestos a «seguir hasta el final» para averiguar si esos datos existen o si se borraron, y si se borraron quién dio la orden, y a «llegar a la vía legal» .

Desde Ciudadano, el portavoz adjunto en la comisión, César Zafra, ha asegurado que no quieren que se utilice esta comisión «con tintes electoralistas» ni como un «circo mediático», sino que quieren que sea «una comisión seria», por lo que defienden que todo lo que sea tratado tenga que ver con la Comunidad de Madrid y que lo primero es tener la información.

«Desde Ciudadanos no queremos conseguir votos con esta Comisión, lo que queremos es que se aclare caso por caso que ha pasado en estos últimos años en la Comunidad de Madrid y qué hacer para prevenir estos casos de corrupción», ha concluido.