Las enfermeras, perplejas ante las órdenes verbales de Sanidad instando a que incumplan la Ley de prescripción

Share:

Jesús Sánchez Martos, consejero de Sanidad.

SANIDAD. El sindicato de profesionales de enfermería SATSE Madrid ha enviado un escrito a la Consejería de Sanidad en el que le pide que «emita una instrucción, orden o similar, por escrito, en la que deje claro qué debe hacer el profesional de enfermería tras la publicación del real decreto de prescripción» relativa a los fármacos.

Aseguran que tanto desde las direcciones Direcciones Asistenciales de Atención Primaria como las de Centro se han dado órdenes verbales instando a a las enfermeras  a que actúen «como si el real decreto de prescripción enfermera no hubiera entrado en vigor, incumpliendo, por tanto, la legislación vigente y pudiendo, por tanto, incurrir en delito«.

 

Generando nerviosismo

Dicho real decreto, vigente desde el pasado 24 de diciembre, está generando, en opinión de SATSE Madrid, «nerviosismo» en el seno de la Consejería de Sanidad porque la norma estatal afirma taxativamente que «los profesionales de enfermería no están autorizados para usar e indicar medicamentos ni productos sanitarios de forma autónoma por lo que es imprescindible que el médico determine qué fármaco es el que se debe aplicar, que se haga constar en la historia clínica y, además, realice el seguimiento posterior».

Este hecho, a nivel práctico, significa que el profesional de enfermería debe solicitar al médico la prescripción detallada de las pautas de medicamentos y productos sanitarios a utilizar en cada paciente -prácticamente cada intervención enfermera-, lo que provoca que se generen más consultas médicas.

SATSE Madrid entiende que la Consejería «no puede pedir a las enfermeras que incumplan una ley» y «actuar de la misma forma que antes de la publicación del real decreto de prescripción». «Si una enfermera lo ignora, podría incurrir en delito y ser condenada por ello», ha dicho.

Mientras que llega la aclaración de Sanidad, el sindicato aconseja a todos los profesionales de enfermería que se ciñan a lo que dice el real decreto, que sea el médico el que determine qué fármaco debe utilizar para cada paciente, que lo haga constar en la historia clínica de éste -salvo urgencia vital- y que sea éste el que realice el seguimiento posterior del paciente.