Lío en el PP por el apoyo de Cifuentes al ‘vientre de alquiler’

Share:

COMUNIDAD DE MADRID. Exparlamentarios del PP en el Congreso de los Diputados han mostrado su rechazo a que el Grupo Popular en la Asamblea de Madrid apoye la Proposición No de Ley (PNL) para regular la gestación subrogada (‘vientre de alquiler‘), ya que consideran que esta práctica es «un atentado aberrante contra la dignidad de la mujer» y es «absolutamente contraria a los principios» del PP

Lo han hecho mediante un comunicado que firman los populares Lourdes Méndez, Javier Puente, Gari Durán, Ángel Pintado, Eva Durán, José Eugenio Azpíroz, Antonio Gutiérrez, José Luis Sastre, Rocío López y Chema Alonso.

Estos exdiputados consideran que esta práctica «constituye un atentado aberrante contra la dignidad de la mujer, a la se convierte en mero receptáculo de un niño con el que no tiene vínculo biológico y al que deberá entregar una vez finalizada la gestación».

Asimismo, opinan que «se subvierte el concepto de maternidad y se obvia el vínculo que se establece entre la madre gestante y su hijo, en aras de un contrato en el que se establece un control de calidad en la elección de la madre y el niño resultante».

En relación a las palabras de la presidenta regional, Cristina Cifuentes, que hoy ha dicho que esta Proposición responde a que los políticos deben ir «acompañando a la sociedad en lo que piensa», indican que «no puede justificar que todos los deseos pueden convertirse en derechos por la voluntad de unos pocos».

También se han referido a la enmienda introducida por el PP a la PNL -impulsada por Ciudadanos- que recoge que esta actividad no puede tener fines lucrativos. Los exparlamentarios la tildan de «coartada difícilmente creíble teniendo en cuenta que la gestación no es un proceso inocuo, ni desde el punto de vista físico, ni psicológico».

Asimismo, destacan que en los estatutos del PP se definen como una formación política «que defiende la dignidad del ser humano y los derechos y libertades que le son inherentes». «Pretender modificar, por la vía de los hechos, ese principio, supone una deslealtad hacia el partido y hacia sus votantes y militantes», critican.

Además, apuntan que si el partido decidiera «dar por buena una práctica tan absolutamente contraria a sus principios la cuestión debería ser debatida previamente en un congreso abierto». EP/PL