Navalcarnero saca a la luz las miserias de los contenedores soterrados y anuncia su clausura

Share:

NAVALCARNERO. Como otros muchos municipios de la geografía española, el Ayuntamiento de Navalcarnero ha decidido sustituir los contenedores soterrados (las llamadas islas ecológicas) por otros de superficie. Una medida que no sólo responde a motivos económicos, «también  de salud pública», explican desde el municipio, que ha publicado un vídeo en el que muestran la realidad que se esconde tras este sistema de recogida de basura.

En las imágenes se puede ver un auténtico vertedero escondido en el subsuelo de la localidad. Se trata de un sistema que ya están desechando en otras localidades, tanto por el coste que supone como por los problemas de higiene que ocasiona, explican desde el Consistorio en un comunicado, en el que cifran su precio en más de un millón de euros más al año que el sistema de recogida tradicional.

La parte económica parece justificada a raíz de las cifras. Navalcarnero tiene una deuda de más 214 millones de euros generada durante la anterior etapa del Partido Popular. El mantenimiento y limpieza de las islas ecológicas no fue contratado y su coste es inasumible. Desde entonces, «el subsuelo del municipio esconde un auténtico vertedero» que «supone un grave peligro para la salud pública», advierten desde el Consistorio.

 

Contratos de basura a precio de oro

El cambio de sistema de contenedores no será una medida aislada para encarrilar la limpieza del municipio y adecuarla a las necesidades de la localidad. «Sin perder prestaciones… por el contrario, aumentándolas», explican desde el ejecutivo local. Por ello, el Gobierno de Navalcarnero ha anunciado ya la cancelación del contrato actual con FCC y el lanzamiento de una nueva licitación que previsiblemente mejorará los servicios de recogida de basura, limpieza viaria y mantenimiento de parques y jardines con un ahorro de medio millón de euros. Una cantidad que podría verse incrementada dependiendo de las ofertas que se presenten.

«La razón de rescindir el contrato con FCC obedece a la falta de idoneidad del servicio prestado y el elevado precio que se paga por él, según un estudio realizado por los técnicos municipales», añaden.

Se trata de un contrato que supone un desembolso anual de 2,7 millones de euros, lo que representa cerca de un 20% del presupuesto con el que cuenta Navalcarnero, pero por el que el mismo Gobierno del PP llegó a pagar cerca de 7 millones de euros anuales. Los nuevos gestores aseguran que se redujo el precio al tiempo que se recortaron los servicios.

Estos contratos firmados por el PP con FCC serán uno de los objetivos que estudiará la Comisión de Investigación puesta en marcha para estudiar la gestión anterior y que previsiblemente permanecerá abierta durante años.

Las criticas al Partido Popular por parte del actual ejecutivo (PSOE, Cambiemos y un independiente) han continuado tras el Pleno en el que se aprobó la rescisión del contrato con FCC pese a los votos en contra de los populares. «El nuevo Gobierno no alcanza a comprender la coincidencia de argumentos entre el PP y FCC para continuar con el contrato existente, a todas luces inadecuado y con un precio excesivo, y no en la defensa de los intereses de los vecinos de Navalcarnero, que durante años han pagado por estos servicios más del triple de lo que costaban en otros municipios de similares características. Unos contratos que fueron lesivos para el interés público», aseguran desde el Gobierno.