Arganda del Rey se derrite: 38,6 ºC, la temperatura más alta del verano

Arganda

ARGANDA DEL REY. El municipio de Arganda del Rey registró una de las temperaturas más altas de las últimas semanas de la Comunidad de Madrid el pasado 3 de julio cuando sus termómetros alcanzaron los 38,6 grados centígrados y anteriormente, el 28 de junio el municipio registró 37 grados centígrados.

Por este motivo, la Concejalía de Salud de Arganda del Rey ha comunicado a los vecinos del municipio un listado de medidas de prevención que tiene como objeto dar a conocer los cuidados necesarios personales que podrían ayudar a los ciudadanos para prevenir los efectos nocivos que puede tener una inadecuada exposición al sol, como podría ser la insolación, las quemaduras o el cáncer de piel.

Entre los efectos directos que produce el calor en el organismo está el golpe de calor, el más peligroso, que se caracteriza por una elevada temperatura corporal de 40º o más, afecta al sistema nervioso central y puede llegar a causar secuelas que conducen hasta la muerte en el peor de los casos y que necesita un tratamiento inmediato. Sus síntomas principales son: calor, sequedad y piel roja, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, confusión y pérdida de conciencia.

Los ancianos, los niños y algunas personas que padezcan diversos tipos de enfermedades o con sobrepeso son los más proclives a sufrir un golpe de calor. Por ello, ante esta situación se debe llamar a urgencias e intentar refrescar al afectado en una habitación con plena oscuridad.

Otros efectos producidos por el calor de menor gravedad, pero importantes, son: el estrés por calor que puede causar molestias y tensión psicológica, y el agotamiento por calor debido a la pérdida de agua y sales, que produce intensa sed, debilidad y dolor de cabeza.

Elegir la crema solar es clave, por lo que hay que tener en cuenta entre sus características, más allá del factor de protección, punto clave a destacar que debe ser mayor cuanto más claro es el tono de piel, ojos y cabello, que también hay que analizar otros aspectos como a qué grupo de personas está dirigida –niños o adultos–, las características de la piel, los ojos y el cabello de cada persona, al igual que se debe saber para qué zona de aplicación es.

Entre otras de las recomendaciones para la prevención solar están las de evitar tomar el sol en las horas centrales del día, –de 12 a 16 horas–, utilizar sombrero para proteger la cabeza, evitar hacer ejercicio en las horas más calurosas, bajar las persianas de las ventanas, usar ropa ligera, tener cuidado con el uso de colonias y desodorantes ya que pueden producir manchas, usar factores de protección más altos en zonas de playa o de montaña, y aplicar la crema en cantidad generosa sobre la piel media hora antes de exponerse al sol, sin olvidar la aplicación en días nublados.

Los menores no deben exponerse al sol, por lo que deben utilizar de igual modo protectores solares de altos índices, incluso en la sombra, y darles de beber agua con frecuencia al igual que se debe vigilar el estado de los alimentos y su temperatura y aumentar la ingesta diaria de líquidos, especialmente agua y evitar aquellas bebidas con cafeína, azucaradas o alcohólicas, que más que hidratar acaban por deshidratar
el cuerpo.