¿Cerrar Madrid y abrir Cataluña? La presidenta de Cobega y sus relaciones con CiU

684
1
Share:

daurellaACTUALIDAD. Aún es pronto para saber si la reestructuracion de Coca-Cola España con el cierre de las seis fábricas en marcha y el despido del 30% de la plantilla acabará con la construcción de un nuevo centro en Cataluña.

Pero los sindicatos, y hasta el secretario general del PSM, Tomás Gómez, lo están empezando a sospechar. En plena tormenta soberanista en la que algunas compañías ya han indicado que huirían de Cataluña de seguir la presión nacionalistas, los recortes de la multinacional con sede en Madrid están empezando a cobrar tintes políticos.

De momento, la presidenta de Cobega, Sol Daurella, pertenece a una de las familias empresariales mejor posicionadas y más cercanas a la vieja guardia de CiU. Daurella está casada con Carles Vilarrubí, uno de los empresarios que más apoyaron a Jordi Pujol durante los años 80. Pero no todo queda ahí. Sus buenas artes han conseguido sentarla también como presidenta en el consejo de administración del Teatro Nacional de Cataluña, una sociedad controlada por la consellería de Cultura de la Generalitat.

Daurella no empezó con buen pie en las artes escénicas. Aunque con una masa laboral más reducida, la sociedad cultural también ha sufrido los tijeretazos de la empresaria. En abril de 2013  el teatro -que recibe anualmente varios patrocinios de Cobega-  anunció el despido de 11 trabajadores, apelando a la crisis y a los recortes. Un hecho que ya entonces los sindicatos calificaron de falta de humanidad aludiendo a la fortuna personal de Daurella -ocupa el número 13 de los millonarios españoles según la revista Forbes-.

Las sospechas de Tomás Gómez apuntan a una ‘marcha atrás’ en la decisión que la embotelladora tomó en 2012 de centralizar su negocio en Madrid, tras la fusión con varias empresas de todo el territorio nacional. En Fuenlabrada se frotaban las manos. Este ‘atrevimiento’  fue castigado por el Gobierno de Artur Mas, que se sacó de la manga un nuevo impuesto contra las bebidas refrescantes azucaradas. Ahora, para los socialistas todo apunta a que las buenas relaciones de Daurella y su marido con Convergencia podrían haber sido el detonante de centralizar el grupo en Barcelona.

 

 

Rechazo sindical

Los sindicatos no se quedarán de brazos cruzados. Tras denunciar el ERE presentado por Coca-Cola Iberian Partners por irregular, esta semana  mantendrán reuniones con los grupos parlamentarios para explicar su rechazo. 

El primer turno será el martes a las 13:00, con el Grupo Parlamentario Socialista. Una hora después mantendrán otra reunión el Grupo Izquierda Plural.

Y las movilizaciones seguirán durante estos días. Tras la multitudinaria marcha del domingo desde la fábrica de Fuenlabrada a la Puerta del Sol, los sindicatos experan que un éxito rotundo en la concentración prevista en la sede de Coca Cola para el próximo 7 de febrero, en la que participarán los trabajadores de todas las embotelladoras de Coca Cola. Una semana después, el día 15, tienen previsto manifestarse por las principales calles de la capital.