Combatirá con turismo de ‘shopping’ los efectos negativos de las protestas en Sol

Share:

salvador victoriaCOMUNIDAD DE MADRID. Concentraciones, protestas, sentadas y hasta acampadas… La Comunidad de Madrid quiere frenar el deterioro económico que ocasionan las manifestaciones a la Puerta del Sol e incentivar el turismo en el barrio más céntrico de la capital. El Gobierno de Ignacio González ha encontrado una solución: incentivar ‘salir de tiendas’. 

El Gobierno regional apuesta por «impulsar el turismo de compras para revitalizar» así el barrio de Sol, ya que «el 90% las manifestaciones de las que se llevan a cabo en la capital» desembocan y finalizan allí. «Como contrapartida a esta situación, el Ejecutivo regional quiere trabajar por cuidar la imagen del distrito de Centro, uno de los puntos neurálgicos del turismo«, explica en un comunicado.

Y ya se han puesto manos a la obra. El consejero de Presidencia, Justicia, Salvador Victoria, inició este martes una ronda de contactos con las asociaciones de comerciantes y hosteleros de la zona centro de Madrid para valorar el impacto que la concentración de manifestaciones está teniendo en sus negocios y  presentar a los empresarios los planteamientos e iniciativas que piensa llevar a cabo el Gobierno. El consejero reconoció la necesidad de de cuidar la imagen del casco histórico de la capital para seguir dando visibilidad a Madrid como destino de ocio y shopping.

Las conclusiones que se obtengan de esta ronda de conversaciones serán remitidas a las instituciones competentes en la materia para juntos abordar posibles soluciones que ahonden en la protección de la zona de Sol, respetando al mismo tiempo el legítimo derecho de protesta. Descenso de ventas y pérdidas económicas.

Victoria se reunió el martes con la Asociación de Comerciantes de las calles Preciados, Arenal y Adyacentes, las más afectadas por las concentraciones. Tras el encuentro, el consejero reconoció la «preocupación de estos empresarios» por la reiteración de protestas siempre en el barrio de Sol, “una zona geográfica muy pequeña, de tan solo 44 hectáreas, que representa menos del 0,1 por ciento de la superficie total de la región, pero que al mismo tiempo es la principal zona comercial” con un millar de comercios, 150 hoteles y establecimientos hoteleros y más de 300 restaurantes.

En todo el distrito de Centro, viven 138.400 personas y 142.415 trabajan en diferentes actividades económicas, de las que 19.860 se dedican al comercio y 19.101 a la hostelería; existen 4.313 comercios, de los que casi el 90% son comercio minoristas, y 2.514 establecimientos hoteleros.
En este punto, el consejero sostuvo que, “partiendo de que este Gobierno respeta, protege y garantiza el derecho a manifestación”, el excesivo grado de concentración de protestas que se producen en un único punto geográfico de Madrid genera enormes perjuicios a un sector muy importante de la economía madrileña, que además es el que atrae al turismo.

Proteger los derechos de todos
No obstante, el consejero subrayó que “muy lejos de limitar o moderar el derecho constitucional de los ciudadanos a manifestarse y a expresarse libremente, sea por la causa que sea”, el Gobierno regional pretende conciliar este derecho de protesta con el de los trabajadores a desarrollar su actividad libremente y con el de los visitantes a circular de manera segura y con garantías por la ciudad. A este respecto, el consejero recordó los innumerables cortes de tráfico que soportan las calles de Sol cada vez que tiene lugar una concentración en sus calles.

“Lo que planteamos es que se busque una solución para que no sean los comerciantes del centro y sus economías los perjudicados una y otra vez, precisamente en un momento en el que necesitamos crear trabajo en la región; queremos que el turismo no huya del Centro de Madrid”, sostuvo Victoria, quien cuestionó si sería siquiera imaginable que otras plazas emblemáticas, como Trafalgar Square, Times Square o el Vaticano pudieran soportar el ritmo de protestas de Sol.
La Comunidad de Madrid es hoy un referente internacional en el turismo de compras, con más de 7 millones de turistas, solo por detrás de Londres, según datos de The Economist, y aparece en algunos rankings en el top ten mundial de ciudades para ir de compras. Además, a nivel nacional, Madrid se posiciona como el primer destino de compras y de volumen de gasto de turistas de alto poder adquisitivo.

Según Victoria, esto se debe tanto a la calidad y variedad de la oferta comercial como a las facilidades que ofrece la Comunidad de Madrid para realizarlas. En este sentido, recordó que la región ha adoptado un importante número de medidas liberalizadoras, con libertad de apertura de horarios y un total de 82 zonas de gran afluencia turística declaradas en 79 municipios de la región, 4 de ellas en la capital.