González gana la batalla y envía a Granados de regreso a Valdemoro

granados toma de posesion

COMUNIDAD DE MADRID.  El ex secretario general del Partido Popular de Madrid, Francisco Granados, presenta su dimisión formal como senador y como diputado autonómico de Madrid. Nadie o casi nadie parece llorar por él. “González no me ha llamado”, aseguró en referencia al presidente regional. En su partido califican de “honrada” la decisión. En la oposición reclaman sangre: renuncia sí, pero con explicaciones sobre la cuenta en Suiza. En la batalla por Madrid, Granados ha sido derrotado.

La renuncia a los dos cargos -mantendrá el de secretario general del partido en Valdemoro- se produce dos días después de que el diario El Mundo informara de la existencia, hasta 2013, de una cuenta en la entidad BNP Paribás de Suiza en la que el diputado habría llegado a tener hasta 1,5 millones de euros, según el diario. Hechos que fueron justificados, por el político, quien rebajó la cantidad hasta los 300.000 euros “frutos de su actividad anterior” en la banca privada. Ayer jueves, Granados anunciaba su dimisión y adelantaba su posible incorporación de nuevo a la actividad privada. “No necesito esto”, decía “tengo hueco en la empresa privada”. Pero amenazaba con volver.

El ex secretario del PP de Madrid pasó del todo a la nada durante su paso por la Comunidad de Madrid. Sus éxitos políticos están ligados a la presidencia de Esperanza Aguirre, con quien fue consejero de Presidencia, Justicia e Interior. Su descalabro llegó con la renuncia de Aguirre y la llegada de Ignacio González, con quien ha estado enfrentado durante muchos años, manteniendo una guerra de poder con espionajes incluidos. Según publico el periodista José Luis Cervero, una constructora de “un amigo de la infancia” de Granados , David Marjaliza, “pagó a la agencia de detectives Método 3” la factura del espionaje a Ignacio González.

Sin embargo, desde Génova, no veían un futuro tan negro al ahora dimitido. Incluso hay quien asegura que “era el candidato de Mariano Rajoy” para sustituir a González, quien ya se apresuró hace un año en anunciar su intención presentarse en 2015.

Llegó a barajarse que Rajoy lo quería como candidato

a la presidencia de Madrid en 2015

Granados deja en su pasado político desde sospechas sobre su elevado patrimonio -4 pisos, 4 casas, una finca, medio millón de euros en depósitos- hasta acusaciones de nepotismo durante su mandato.

Su mujer, Nieves Alarcón, fue nombrada consejera de una filial de Caja Madrid -la gestora de fondos de pensiones- cuando Granados fue nombrado consejero de Presidencia de Aguirre. Su cuñada, Mar Alarcón, se convirtió en 2010 en directora General de Trabajo de la Comunidad de Madrid. Y sigue… Su cuñado, Germán Alarcón entró como concejal en el Ayuntamiento de Valdemoro -con escándalo vinculado al constructor Marjaliza incluido-.