Arturo se enerva pero calla ante las exigencias de Alfaro de tener unas elecciones en CEIM limpias

Share:

MADRID. Arturo Fernández ha mostrado su malestar por las exigencias de transparencia en el proceso electoral de CEIM vertidas por el otro candidato, Hilario Alfaro,  «Los empresarios de Madrid no podemos tolerar que se acuse a CEIM como institución de querer hacer trampas en unas elecciones», explica el presidente en un comunicado que responde a las amenazas de Alfaro de poner el proceso electoral en manos de un juez.

La reacción se produce tras la amenaza de Hilario Alfaro de llevar ante la justicia el proceso electoral si no se aprueban determinadas condiciones que garanticen la «legitimidad» de los votos delegados, aquellos de los miembros de la Asamblea de CEIM que no estarán presentes en la votación del 24 de marzo.

La discusión  no es nueva. Al anunciar su candidatura, Alfaro pidió una serie de condiciones que garantizasen la transparencia, debido al «complicado proceso electoral de CEIM». Entre ellas se encontraba que la delegación de votos sea certificada por un notario. «No pedimos nada que no exista en la CEOE, nuestra casa madre, o incluso en la Cámara de Comercio de Madrid que también preside Arturo», explicó Alfaro a politicalocal.es.

Durante semanas, el equipo de Alfaro ha estado esperando la respuesta de CEIM a sus condiciones. Tras el anuncio de Alfaro de poner el proceso en manos de la justicia para garantizar su democracia, Arturo Fernández ha reaccionado de manera contundente desde la patronal. «Las amenazas de llevar las elecciones a los tribunales son indignas y son de tal irresponsabilidad y  gravedad que quienes las realizan deberían responder por ellas ante CEIM y los empresarios de Madrid», explica el actual presidente, en un comunicado enviado desde CEIM. No se «puede tolerar que se dude ni un minuto más de la limpieza y las garantías de un proceso y de unas reglas pactadas y aprobadas por toda la Junta Directiva, y que ahora algunos quieren romper».

Las relaciones de ambos candidatos se han ido enturbiando con el paso de los días. «Arturo ha estado utilizando todas sus armas y sobre todo las políticas para aferrarse a la presidencia de CEIM», explican fuentes no oficiales de la patronal.  Tal y como explicó politicalocal.es, muchos empresarios ya mostraron su malestar cuando Lourdes Cavero, vicepresidenta de CEIM y a su vez esposa del presidente de la Comunidad de Madrid, comenzó a pedir el voto para Arturo.  A los tres días, la vicepresidenta presentó su dimisión.

Incluso desde el Ayuntamiento, la alcaldesa Ana Botella le hizo un guiño al restaurador al conceder el cambio de una  ordenanzas y explicando «que respondía a las peticiones de la patronal madrileña».