El ‘caso Aparcamientos’ no nace en Getafe sino con los socialistas de Leganés

rafael_gomez_montoya_y_rafael_simancas

rafael_gomez_montoya_y_rafael_simancasLEGANÉS. El presunto ‘caso Aparcamientos’ de Leganés no es una ramificación -como hasta ahora se ha venido diciendo a raíz de unas presuntas irregularidades adelantadas por este periódico- de la presunta trama de corrupción de Getafe, que hasta el momento se ha saldado con la dimisión del ex alcalde Pedro Castro y otros cuatro concejales (tres del PSOE y uno de IU). Es al revés. “El caso Aparcamientos nace en Leganés”, según aseguran fuentes jurídicas a este diario.

En el sumario que instruye el Juzgado número 7 de Getafe, algunos de los testigos detallan que la empresa Roble Park llegó a Getafe recomendada por políticos socialistas de Leganés, donde “ya trabajaba para el Ayuntamiento”. Una recomendación clave para que la corporación presidida entonces por Pedro Castro contratase los servicios de esta empresa, que gestionó las cooperativas que resultaron adjudicatarias de los aparcamientos y entre cuyos miembros se encontraban amigos y familiares de varios concejales socialistas e Izquierda Unida -dimitidos o cesados tras su procesamiento-.

En Leganés, Roble Park conseguía contratos a medida para un batiburrillo de servicios tan diversos como la “limpieza de aseos en el parque ferial”, la “gestión de aparcamientos públicos” o el “envío de notificaciones catastrales”.  Unas adjudicaciones que comenzaron en la etapa de José Luis Pérez Ráez como alcalde y se prorrogaron y renovaron durante el Gobierno de Rafael Gómez Montoya, actual jefe de la oposición.

Si en Getafe las hazañas de Roble Park han sentando en el banquillo a un ex alcalde y a cuatro concejales, en Leganés la historia podría repetirse aunque con diferentes protagonistas. Tras la información publicada por politicalocal.es sobre las adjudicaciones, el alcalde Jesús Gómez (PP) anunció su intención de llegar hasta el fondo del asunto. El PP de Leganés ha puesto en marcha su maquinaria y estudia la posibilidad de poner en manos de la justicia los contratos de los socialistas a Roble Park y a las empresas vinculadas con sus administradores. Alertados por el sospechoso procedimiento de contratación, los populares consideran que se han podido cometer irregularidades continuadas en el tiempo desde 1999 hasta 2010.

Por un lado, el tipo de contratos, negociados sin publicidad, podría no corresponder a las exigencias reglamentarias para los servicios prestados por Roble Park, a quien renovaban las adjudicaciones año tras año. Por otro lado, las empresas invitadas a participar en los concursos casi siempre eran las mismas. En la mayor parte de los casos estaban relacionadas directa o indirectamente con Joaquín Castillo Cantos o su hijo Joaquín Castillo Teruel.

Las suma de todas estas adjudicaciones ronda los 2 millones de euros. Tan sólo la Empresa Municipal del Suelo de Leganés (Emsule) adjudicó contratos por cerca de un millón de euros a Roble Park.

EL PSM vigila a Montoya

Mientras en el consistorio revisan la documentación sobre los contratos, en Callao -sede del Partido Socialista de Madrid- vigilan con detalle los movimientos de su jefe de filas en el municipio, Rafael Gómez Montoya, aseguran fuentes no oficiales del partido. No están dispuestos a que un escándalo como el de Getafe les pille otra vez por sorpresa.