Victoria de Arturo con el apoyo de las instituciones y los ‘votos delegados’ criticados por Alfaro

380
0
Share:

MADRID. Las elecciones de CEIM se han saldado con la reelección de su presidente Arturo Fernández, cuya candidatura a la Junta Directiva consiguió el apoyo del 62,5 por ciento de los electores. El resultado ha dejado cierto malestar en sectores próximos a su rival, Hilario Alfaro, que podrían incluso derivar un escisión dentro de la propia organización empresarial madrileña.

Tras conocerse el resultado, ambos contrincantes limaron asperezas en público.  Fernández manifestó su intención de trabajar «junto» a su rival en favor de los empresarios madrileños. Alfaro felicitó al ganador y anunció que pronto dejaría de estar presente en CEIM. Sin embargo, la sombra de una dura dura campaña marcada por el escándalo de los cursos de formación, los favoritismos políticos y las denuncias sobre la falta de transparencia en el proceso electoral han dejado una huella difícil de borrar en la organización empresarial madrileña.

«Cómo es posible que hayan votado instituciones con participación pública o relacionadas con la Cámara de Comercio, como Madrid Network , la Fundación Universidad Empresa -de la Cámara-, o la propia IFEMA, participada por el Ayuntamiento de Madrid. Entre los tres organismos suman ya 53 votos que previsiblemente han ido a parar a la candidatura de Arturo Fernández», explican fuentes empresariales tras conocer el resultado. Todos los análisis coinciden: Arturo ha ganado gracias al voto delegado de las grandes empresas. De hecho, el presidente ejecutivo de IFEMA, Luis Eduardo Cortés  -ex consejero con Gallardón- forma parte ya de la nueva Junta Directiva.

Fue precisamente el voto delegado lo que generó las mayores polémicas durante la campaña. Alfaro exigió una serie de condiciones que garantizasen la legitimidad de cada uno de estos votos. Unas condiciones no aceptadas por Arturo Fernández y que llevaron a un cruce de acusaciones entre los dos candidatos. Alfaro pedía que los representantes delegasen su voto personalmente y acreditasen su identidad, tal y como se hace en la CEOE o en la Cámara de Comercio. Pero sus deseos nunca se cumplieron. Las elecciones de CEIM se celebraron con unas condiciones solo comparables a algunas juntas vecinales.

El lunes, las mesas en las que había votos delegados de las grandes empresas inclinaron el resultado en favor de Arturo Fernández.

Cenar «de otra manera»

El eslogan «de otra manera» que acompañó la candidatura de Hilario Alfaro a la presidencia de CEIM estuvo también presente durante la noche del lunes. Su equipo de campaña organizó una «cena de amigos» en cuya invitación podía leerse «ganamos o perdemos de otra manera«. Alfaro ha anunciado su intención de abandonar CEIM tan pronto como agote su mandato en COCEM, porque «sigue creyendo en la limitación de mandatos» y le quedan 6 meses para finalizar su presidencia en esta organización de comercio.