Rivas contraataca en la batalla por la educación pública: ‘le darán la licencia a un colegio ultraconservador’

Share:

RIVAS VACIAMADRID. La nueva batalla por la educación pública o concertada que libran el municipio de Rivas Vaciamadrid y el Gobierno regional salpica ahora a la concesionaria de la nueva aprobada la Comunidad, a quien desde el consistorio gobernado por Izquierda Unida tachan de «entidad ultraconservadora».

«La entidad con la que la Comunidad de Madrid quiere establecer un concierto para construir un centro educativo, el próximo curso, está respalda por el Camino Neocatecumenal, un movimiento católico ultraconservador de la iglesia católica», explican desde el Ayuntamiento.

El consistorio de izquierdas basa estas acusaciones en un texto en el que el director del futuro colegio  «se reconoce miembro del Camino Neocatecumenal«, lo que consideran «uno de los movimientos católicos neoconservadores (junto al Opus Dei, comunión y Liberación, y Legionarios de Cristo) más pujantes desarrollados durante el papado de Juan Pablo II».

Además, desde el Ayuntamiento de Rivas, que preside José Masa,  insisten en que ninguna entidad se ha puesto en contacto con los servicios de Urbanismo para solicitar la licencia que les permita iniciar la construcción de un centro educativo.

Desde este miércoles  la web de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid incluye al Colegio Santa Mónica como uno de los tres concertados los que se puede optar en el proceso de matriculación que se iniciará  la próxima semana.

«Resulta más chocante todavía cuando en ningún momento los promotores de esta iniciativa se han puesto en contacto con el Ayuntamiento», informan desde Rivas. «Más bien parece un centro fantasma que, además, anima a que las familias matriculen a sus hijos en un colegio que no existe», el concejal de Educación Fausto Fernández.

Desde su concejalía advierten a las familias de los riesgos que representa pedir la solicitud de plaza para sus hijos en un centro inexistente y que cuya construcción no dispone aún de licencia urbanística. «Se arriesgan a perder las opciones de obtener plazas en otros centros del municipio», añade Fernández.

Desde el anuncio por parte de la Comunidad de Madrid de la apertura de dos centros concertados católicos, uno en Rivas y otro en Parla, los gobiernos de ambos municipios han reiterado su negativa. Los ripenses habían solicitado un nuevo centro público, pero habían recibido la negativa de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid en base a la inexistencia de problemas de escolarización en el municipio».