Botella pega un tijeretazo a los impuestos: barra libre de bonificacion al heredar una casa en Madrid

460
4
Share:

MADRID. Para la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha llegado el momento de recortar impuestos. El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves una modificación de la Plusvalía municipal (Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana) del 90% en las herencias y ha eliminado los requisitos para beneficiarse de dicha bonificación. De este modo, una vivienda con un valor catastral de 90.000 euros pasará de pagar 4.698 euros a 469,8 euros, según ha explicado el Gobierno municipal.

Hasta ahora se aplica una bonificación a las herencias de la vivienda habitual del fallecido o de los locales afectos a la actividad económica que venía ejerciendo éste, siempre que el heredero fueran los descendientes, ascendientes o el cónyuge. Además, para beneficiarse de ella, la normativa municipal exigía unos requisitos de permanencia: en el caso de la vivienda habitual, que el heredero hubiera convivido con el fallecido los 2 años anteriores y continúe empadronado en dicha vivienda los 5 años siguientes; y en el caso de locales afectos a actividades económicas, que el heredero mantenga dicha actividad económica también durante los 5 años siguientes.

Desde la aplicación de la modificación, el Ayuntamiento de Madrid suprimirá el requisito de convivencia con el fallecido en los casos de herencia de la vivienda habitual que se había establecido en 2012. Además, se ha procedido a actualizar los tramos de valor catastral del terreno (se han duplicado), para adecuarlos a la nueva Ponencia de Valores de 2012.

De esta forma, ya no será exigible para aplicar la bonificación que el heredero de la vivienda habitual del fallecido haya vivido en ella los dos años anteriores al fallecimiento y que siga empadronado los 5 años posteriores, beneficiando la medida a los herederos con independencia de estas circunstancias.

La nueva bonificación tendrá un coste para las arcas municipales que el equipo de Gobierno estima en 43 millones de euros anuales. «Ya se ha tenido en cuenta en la elaboración tanto del Presupuesto 2014 como, lógicamente, en la Revisión del Plan de Ajuste», explican desde el consistorio que dirige Ana Botella.