Aristóteles en Torrelodones

javier_algarra

JAVIER ALGARRA, periodista.                     

Una nueva polémica se ha desatado en Torrelodones, poniendo en cuestión si la imagen de sinceridad que quiere transmitir el partido en el gobierno obedece o no a la realidad. Se trata de las sospechas que ha despertado la adjudicación del contrato para la publicidad y la comunicación a la oferta más cara de las presentadas. La concesión fue para Idea Hotel, por un valor de 101.640 euros, aunque lo que mayores recelos ha generado ha sido el hecho de que, entre los cinco expertos escogidos para determinar el ganador, había varios antiguos compañeros de trabajo de Ángel Guirao, que es el concejal de Comunicación.

El ayuntamiento de la localidad, gobernado por Vecinos por Torrelodones (VxT), ha justificado la decisión argumentando que se ha valorado la creatividad, pero desde la oposición, tanto PP como PSOE han cuestionado, no solo el elevado coste, sino también los vínculos de los agraciados con un concejal que ya fue reprobado por el Pleno al considerar que hizo un uso partidista de los medios municipales y actuó con falta de ética.

El episodio se produjo en 2012, cuando Ángel Guirao fue censurado por publicar en la Revista Municipal cartas de lectores preparadas para desacreditar a sus adversarios políticos y por facilitar el uso de información interna del Ayuntamiento a los redactores de la revista de su partido, discriminar a los medios que consideraba no afines o utilizar la sección editorial de la publicación oficial para ensalzar a su formación y atacar a otras.

La mayoría del Pleno optó por la reprobación del concejal, que ahora vuelve a estar en el ojo del huracán tras esta adjudicación, que ha tratado de justificar diciendo que “estamos en un sector de la comunicación muy pequeño donde es complicado que no hayas coincidido con algunas personas de otras empresas”.

Ángel Guirao es fundador y consejero de la empresa de publicidad y marketing Shackleton, de la que ha sido director general. Según el diario El Mundo, el juez investigó a esta compañía para determinar si en 2010 se le adjudicó a dedo la prestación de servicios para la comunicación de la lotería catalana, fraccionando facturas para sortear el cumplimiento de la legalidad. Shackleton se encargó de realizar varias campañas de promoción de las loterías de la Generalitat entre 2008 y 2010 por los que recibió 251.283 euros. Se trataba de averiguar si los encargos realizados el último año no se gestionaron mediante el correspondiente concurso público, sino adjudicados a dedo, y si parte de los servicios fueron facturados desde otra sociedad, llamada “7 de Espadas”, con el mismo domicilio social y representantes legales. Además de los directivos llamados a declarar, dos altos cargos de la Generalitat fueron imputados por malversación de fondos.

Los contactos de Ángel Guirao en el sector publicitario y su conocimiento de las técnicas de marketing, es lo que ha llevado al Partido Popular a considerar que el partido VxT está en una permanente campaña para ofrecer una imagen que no es la auténtica, y recuerda la frase de Aristóteles de que “la única verdad es la realidad”. Pide el PP a los vecinos, en una hoja informativa que ha distribuido por la localidad, que no se dejen engañar por unos regidores que se presentan como los paladines de la transparencia y como un soplo de aire fresco en el enrarecido panorama político, cuando, según denuncian, la realidad es otra.

Ahora, las polémicas adjudicaciones de la agencia de comunicación, del contrato de mantenimiento de la web municipal y el de tareas de apoyo en fiestas y eventos, han llevado a la oposición a cuestionar la gestión de Vecinos por Torrelodones y la percepción de pureza y sinceridad que pretenden transmitir con sus campañas de imagen. Pero la única verdad, como dijo Aristóteles, es la realidad. ¿Son, de verdad, lo que dicen ser? Los votantes deberán ser quienes lo determinen.