Las almazaras madrileñas consiguen una excelente cosecha con 6.000 toneladas de aceite de ‘gran calidad’

406
0
Share:

ECONOMÍA. La Comunidad de Madrid cerró la última cosecha 2013-2014 de Aceite de Oliva Virgen Extra con 5.996 toneladas de aceite de gran calidad, un 30% virgen extra. Así se puso hoy de manifiesto durante la presentación de la campaña, a la que asistió la directora gerente del Instituto Madrileño para la Investigación y el Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), Cristina Álvarez.

“Un color amarillo intenso y brillante con ribetes verdosos, escasa acidez y fragante aroma. Así es la última cosecha de los aceites madrileños, que cada día tienen más calidad y gozan de un mayor reconocimiento por parte de los consumidores”, señaló Álvarez, quien añadió que desde el IMIDRA «apoyamos de forma decidida al sector olivarero. El Instituto investiga de forma continuada en mejoras del suelo, recolección o extracción del aceite de oliva para poder, posteriormente, proporcionar a los olivicultores herramientas que mejoren su producción, fundamentalmente en calidad, pero sin olvidar la cantidad”.

Madrid cuenta con 25.000 hectáreas de olivar, 3.100 de ellas ecológicas, en las que trabajan 4.500 olivicultores, 20 almazaras activas y 5 envasadoras de aceite. Las variedades de aceituna mayoritarias en la Comunidad de Madrid son cornicabra y manzanilla y, como minoritarias, la región cuenta con verdeja, carrasqueña, picual y gordal.

En esta primera presentación de los aceites de oliva virgen extra madrileños, correspondientes a la cosecha 2013-14, en la que estuvieron presentes 12 almazaras madrileñas, se mostró el trabajo del sector olivarero, con las innovaciones y nuevas formas de presentación, especialmente para el sector de la hostelería.

Aceites de Madrid ha buscado que la presentación sea un punto de encuentro anual al finalizar cada periodo de cosecha para dar a conocer los nuevos aceites de oliva virgen extra de Madrid al sector de la hostelería y la restauración y al público en general, que puede contrastar con los dueños de las almazaras sus pareceres sobre los distintos aceites.

Las almazaras que participaron en esta primera presentación de los aceites virgen extra madrileños tienen sus fábricas en Arganda del Rey, Villaconejos, San Martín de Valdeiglesias, Campo Real, Torremocha del Jarama, Tielmes, Carabaña, Titulcia, Cenicientos y Villa del Prado.

El Aceite de Oliva Virgen extra se obtiene directamente de aceitunas en buen estado únicamente por procedimientos mecánicos de extracción, con un olor, un sabor y olor perfectos y sin superar los 0,8 grados de acidez. Esta forma de obtención del aceite hace que no pierda sus propiedades beneficiosas para la salud, como ocurre cuando se somete al aceite a procesos físicos o químicos de refinado.
La Comunidad de Madrid apoya al sector olivarero mediante la concesión y tramitación de distintas ayudas, que, entre 2007 y 2013 han sumado 798.266 euros, con la promoción de la figura de garantía Aceite de Madrid y a través de distintas investigaciones que lleva a cabo el IMIDRA. Entre ellas, la realización de un estudio que ha permitido saber que la Comunidad de Madrid cuenta con 12.230 hectáreas más de las actualmente cultivadas aptas para plantar olivos y que el suelo disponible para este tipo de cultivo en secano en la Comunidad se puede ampliar en un 43%.

Además, el Gobierno regional, para apoyar a este sector de desarrollo económico, estudia nuevas formas de recolección de aceituna con medios mecánicos, y, por ejemplo, cómo frenar, por medios naturales, la erosión que sufren los suelos de los olivares madrileños, comprobando cómo distintas cubiertas vegetales, bien silvestres o bien con cultivos, pueden frenar este proceso sin alterar las cosechas o las características del aceite.

Del mismo modo, el IMIDRA está trabajando para mejorar las características organolépticas del aceite extraído de la variedad cornicabra, que se caracteriza por un amargor muy pronunciado, sin someterlo a procedimientos físicos o químicos agresivos y, en otro estudio, valora cómo mejorar el proceso de extracción del aceite para incrementar los parámetros de calidad con incidencia sobre la salud, como vitaminas, ácidos grasos o polifenoles.