La pantalla gigante de la Champions reabre las heridas en el PP por la candidatura de Madrid

Share:

cifuentes_gonzalez_botellaMADRID. Las aficiones del Atlético y del Real Madrid ya no verán la final de la Champions en una pantalla gigante en la Puerta del Sol. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha tomado esta decisión tras escuchar  las criticas de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, quien ha manifestado en público que  juntar a los hinchas de ambos equipos «no es la mejor de las ideas» y las comparó con las aficiones de otros grandes rivales del fútbol.

Aunque con buenas palabras, ambos compañeros de partido se han tirado los muebles a la cabeza. Tras el telón está la candidatura del PP a la Comunidad de Madrid dentro de un año y este jueves una encuesta ha dicho que los madrileños prefieren a Cifuentes.

«A la vista de la posición de la Delegación de Gobierno no instalaremos la pantalla que teníamos prevista, como es lógico», explicó González a su llegada al Ayuntamiento de Madrid, donde continuaban los actos festivos de San Isidro.

El presidente del Gobierno regional ha calificado como «desafortunadas» las comparaciones realizadas por Cifuentes entre las aficiones de los equipos madrileños con otras «muy violentas» de todo el mundo.  La «fiesta del deporte» planificada por Ignacio González para el día previo a las elecciones europeas –jornada de reflexión– se venían abajo.

González explicó que la idea de colocar la pantalla era para que las dos aficiones «extraordinarias» pudiera «disfrutar del partido». Desde su gabinete, no comparten la decisión de la delegada del Gobierno, que esta mañana explicaba en una entrevista que juntar a ambos hinchas a ver el partido no era una buena idea. «A nadie se le ocurriría juntar en la Ramblas a los aficionados del Barça y del Español», justificaba Cifuentes, que  suavizaba otras comparaciones realizadas anteriormente: River Plate y Boca Juniors o Arsenal y Chesea.

El presidente regional  cree que los seguidores del Atlético de Madrid y del Real Madrid han demostrado su comportamiento, sobre todo este año en el que ha habido máxima rivalidad. «El día 24, gane quien gane, no ocurrirá absolutamente nada», añadió González. 

«Después de lo que estamos oyendo, dado que son ellos los que tienen que tomar las decisiones desde el punto de vista de la seguridad ciudadana y parece que les genera tanta preocupación, es evidente que no comparten esa idea», ha añadido González en referencia a Cifuentes.  Su Gobierno hará lo que les diga la Delegación y que aunque ellos no ven «problema», las manifestaciones de la delegada, Cristina Cifuentes, «son muy evidentes».

Tras conocer la decisión del González, la delegada del Gobierno ha manifestado que le parece «correcta» la decisión del Gobierno regional de no instalar la gran pantalla en Sol y ha insistido que «no era una buena idea» juntar a las aficiones en el mismo espacio.

A pesar de ello, la delegada del Gobierno ha recordado que lo único que pedía al ejecutivo regional es el cumplimiento de la ley. Es decir, contar con la aprobación de la Junta Electoral y la autorización del Ayuntamiento de Madrid. «Si lo quisieran hacer, desde la Delegación del Gobierno habríamos puesto todas las facilidades, protegiendo a las aficiones con los efectivos de las fuerzas de seguridad necesarios», ha remarcado Cifuentes.

Precisamente este jueves se ha dado a conocer una encuesta realizada por La Sexta en la que Cristina Cifuentes sale como la preferida entre los madrileños para ser la candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, algo a lo que la popular ha restado importancia. 

El de esta semana no ha sido el único roce entre González y Cifuentes. En marzo estalló el problema de las manifestaciones, cuando desde la Comunidad de Madrid pidieron a la delegada del Gobierno que limitara las manifestaciones en la Puerta del Sol, donde se encuentra la sede del Gobierno regional.

La respuesta de Cifuentes no se hizo esperar. Recordó a González que el derecho de reunión está  protegido constitucionalmente y no está sometido a autorización previa.