Navalcarnero obliga a las familias a pagar la mitad del IBI en verano y lo vende como un favor

baltasar_santos_IBI

NAVALCARNERO. El Ayuntamiento de Navalcarnero asegura que el fraccionamientoobligatorio” del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) se hizo porque “lo han solicitado los propios vecinos” y es una medida para que “a la gente le resulte más cómodo cumplir con sus obligaciones fiscales”.

La medida impulsada desde el Gobierno de Baltasar Santos (PP), que ha entrado en vigor en 2014, obliga a los vecinos de Navalcarnero a pagar la mitad de IBI antes de finalizar julio y el resto en el mes de octubre. En otros ayuntamientos de la región, el fraccionamiento se hace de forma voluntaria y además ofrecen descuentos a los propietarios que eligen esta opción.

Hasta 2014, el fraccionamiento era voluntario y los propietarios de inmuebles en Navalcarnero podían optar por cumplir con su obligación fiscal en un solo pago que se realizaba a partir de octubre. Esta opción quedó cancelada este ejercicio, al aplicar la nueva ordenanza fiscal del municipio.

“Se trata de una medida destinada a facilitar el pago por parte de los contribuyentes y repartir la carga contributiva, fraccionando el pago para que a la gente le resulte más cómodo y todo el mundo pueda cumplir con sus obligaciones fiscales, ya que a muchas personas, con la situación económica actual, les resultaba demasiado gravoso tener que soltar de golpe esa cantidad”, justifica un portavoz del Ayuntamiento, que insiste en que “la medida la han solicitado los propios vecinos“.

Sin embargo, los vecinos que querían fraccionar el pago, ya podían hacerlo y de manera voluntaria en los ejercicios anteriores. La diferencia radica en que ahora es obligatorio, hasta el punto que, o se hace frente al primer pago, o empiezan a correr los recargos e intereses correspondientes. “En el periodo ejecutivo de cobro del IBI, siempre se aplican ‘los recargos, intereses y costas correspondientes’, aquí, en Parla y en Finisterre, pues es así por ley”, añade el portavoz municipal.

Desde el Ayuntamiento defienden que el fraccionamiento del IBI fue anunciado en el periódico del Ayuntamiento e incluso “en la revista del PP“, y que la ordenanza fue publicada con el correspondiente periodo de alegaciones. “¿Qué más necesitas?,  ¿carteles luminosos?”, explica el portavoz a politicalocal.es y se queja de que este diario publicó que la medida cogió a los vecinos por sorpresa, sin previo aviso.

La ordenanza con las modificaciones fiscales de este año fue aprobada en un pleno de 27 de septiembre de 2013. En él, el Ayuntamiento aprobó las modificaciones con los votos de sus 12 concejales -mayoría absoluta- y con los votos en contra de los siete concejales de los partidos de la oposición. En dicho Pleno, el alcalde no aludió ni una sola vez a que se tratase de una petición de los vecinos, y si a la búsqueda de “un equilibrio de ingresos y gastos” y al “ajuste de la situación del Ayuntamiento para llegar a un equilibrio controlado”. 

La grave situación económica que atraviesa  Navalcarnero lo sitúa en 36 en el ranking de los más endeudados de toda España, según datos facilitados desde el consistorio. Sin embargo, el Ayuntamiento escala hasta el segundo puesto si sólo se tienen en cuenta los municipios de más de 5.000 habitantes.