Entrevista a Elena Marín, candidata a la Secretaría General de Juventudes Socialistas de Madrid

915
8
Share:

Elena Marín (Madrid, 1988), se presenta como candidata a la Secretaría General de Juventudes Socialistas de Madrid. Licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas, Marín apuesta por dar un impulso a la igualdad en la organización e implementar el uso de las nuevas tecnologías como medio de participación entre las agrupaciones. Es aficionada a las series y el fútbol y encuentra en la plaza de Ópera su rincón favorito de Madrid.

¿Quién es Elena Marín?

Llevo militando en las Juventudes desde los 18 años. En este tiempo he estudiado Derecho y Ciencias Políticas y actualmente trabajo en una asesoría como abogada. He combinado la vida personal y académica con la actividad política porque desde siempre me ha atraído.

Creo que es bueno que la juventud participe en política y se implique, aunque esto no debe ser lo único. No hay que aspirar a tener una vida aquí dentro, hay que tenerla fuera pero al mismo tiempo procurando estar implicado en la actividad política. En un contexto en el que salimos de estudiar y se plantea una situación de precariedad tremenda es fundamental la implicación en política porque es desde donde se pueden hacer los cambios.

¿Cómo crees que se puede mejorar esta situación de precariedad entre los jóvenes?

No se ha sabido en los partidos ni en las instituciones establecer cauces de participación. Hemos venido escuchando reiteradamente que solo se participa cada cuatro años y creo que es una realidad y algo que todos sentimos. Durante ese tiempo no se hace ningún tipo de consulta ni ningún tipo de apertura de las instituciones para que la gente pueda participar más directamente.

Es algo que se soluciona con voluntad política, adaptando al siglo XXI aspectos que siguen estando en el siglo XX. En este sentido hay que conseguir una mayor participación a través de las nuevas tecnologías mediante consultas ciudadanas que posibiliten que los plenos de los ayuntamientos o las asambleas sean más dinámicos. La gente no lo sigue porque se aburre. Ahora mismo están planteados de tal forma que son totalmente tediosos y esto produce que la gente no tenga interés por lo que sus representantes políticos están diciendo y haciendo.

Creo que mejorando ese aspecto se puede conseguir además ya no sólo que la gente se interese, sino que haga un seguimiento más constante de la actividad política y por tanto esté más pendiente de la gestión que los políticos hacen en los órganos de Gobierno.

¿Qué te gustaría aportar si alcanzaras la Secretaría General de Juventudes?

Estamos en un congreso en el que somos cuatro candidatos. Creo que lo primero que tendría que hacer si consiguiera la confianza de los compañeros y de las compañeras sería llamar al resto de los candidatos que han concurrido para tratar de confluir todos juntos y poder elaborar un proyecto político común. Creo que eso sería lo esencial para la organización.

Hablando en términos políticos, una de nuestras bazas fundamentales es darle un impulso a la igualdad dentro de la organización. Somos muy pocas mujeres entre la militancia, lo cual es muy llamativo teniendo en cuenta la ideología que defendemos en este aspecto. Y no solamente que seamos pocas mujeres militantes, sino que también somos pocas al frente de puestos de responsabilidad y creo que en ese sentido tenemos que hacer un trabajo de empoderamiento de la mujeres que estamos en la organización para atraer a nuevas compañeras y de trabajar también con los compañeros para que la igualdad que defendemos sea real también dentro del partido. Ese es uno de los puntos clave que tenemos como candidatura.

También es fundamental conseguir una mayor transparencia en las decisiones que la dirección de Juventudes Socialistas tome para que los compañeros y las compañeras militantes puedan hacer un seguimiento prácticamente diario de la actividad que realiza la dirección.

Otro punto clave es conseguir una mayor comunicación entre los compañeros y las agrupaciones. Nosotros nos encontramos con el problema de que tenemos muchas agrupaciones muy dispersas y muy pequeñas que requieren un apoyo extra tanto de las agrupaciones cercanas como de la dirección regional y creo que esta es una de las labores fundamentales que se debe desarrollar.

Hay que modernizar la organización aplicando las nuevas tecnologías para conseguir que esa comunicación que a veces de forma presencial es más complicada, por las distancias y el tiempo, pueda ser mantenida a través de Internet, que es al final como los jóvenes nos comunicamos.

Este año ha sido especialmente convulso en el PSM. Además de las elecciones ha habido conflictos de índole interna. Primero con Tomás Gómez y mas recientemente con  Antonio Miguel Carmona. ¿Cómo valoras estos sucesos desde la militancia?

En el caso de Tomás Gómez creo que no se hizo de la forma más adecuada. El compañero había tenido un proceso de primarias previo en el que no se presentó nadie y que dio como resultado que él saliera como candidato. Ni siquiera fue necesario hacer una votación porque fue el único candidato que consiguió los avales. Para mi fue una sorpresa que la destitución se produjera de una forma tan abrupta, pero creo que hubo un temor por parte de la dirección general a que le pudiese salpicar algún tipo escándalo por lo que está sucediendo en Parla y esto pudiese dañar al partido de cara a las elecciones.

Quizás no fue lo más justo para este compañero, pero sí es cierto que Ángel Gabilondo fue un muy buen candidato y está siendo un buen parlamentario. Consiguió un resultado muy bueno a pesar de que no hayamos podido gobernar junto a Podemos por un escaño.

En cuanto al Ayuntamiento es un caso un poco similar. Quizá haya una falta de confianza en Carmona por parte de la dirección, en este caso regional. Pero creo que Puri Causapié es una excelente política que conoce perfectamente el Ayuntamiento y que tiene una tarea muy difícil por delante.

Con las generales a la vuelta de la esquina, ¿te atreves a darnos un pronóstico?  

Creo que van a estar muy divididas y a la vez muy influenciadas por lo que pase en Cataluña el 27-S y en qué términos se configura el Parlamento Catalán. Lo que está claro es que debemos esperar de quienes salgan elegidos que tengan una altura política mayor de la que se ha tenido hasta ahora. Tenemos que dejar de tirarnos los trastos a la cabeza y tener una mayor capacidad de diálogo, porque eso es lo que espera la gente.

No creo que vaya a haber una mayoría clara sino que vamos a tener que volver a una política de pactos como la que tanto se alabó durante la Transición pero que se nos ha ido olvidando. Algunos ni siquiera lo hemos vivido porque solo hemos visto mayorías de un lado o del otro, pero creo que puede ser enriquecedor tener esa posibilidad de pactar y que no sea solamente un partido el que marque las políticas sino que haya dos o tres implicados a la hora de gobernar.

Su partido ha pactado tras las últimas autonómicas tanto con Podemos como con Ciudadanos. ¿Cómo valoras esos acuerdos?

Lo primero que tenemos que hacer es salir a ganar para poder gobernar siguiendo el programa que se ha elaborado dentro del partido. Aunque en un contexto como en el que nos encontramos, donde la necesidad de acuerdos es probable, creo que los pactos tienen que seguir una línea programática.

No tiene ningún sentido pactar por pactar y por tener el sillón y el Gobierno asegurado. Creo que hay que ir un poco más allá y pactar con sentido bajo unas líneas marcadas y que nuestros planteamientos ideológicos no se muevan por el mero hecho de poder gobernar. Cuando nos hemos salido de lo que nosotros representamos ideológicamente es cuando la ciudadanía nos ha dado la espalda y nos ha sacado de las instituciones.

¿Qué aficiones tienes?

Soy bastante «friki» de las series, hasta el punto de que tengo que tener un excel para saber el último capítulo que he visto de todas las que sigo para no perderme.

¿Alguna serie en especial?

Para mi una de las series políticas que todo el mundo debe ver es el Ala Oeste de la Casa Blanca y también Borgen, una serie danesa que me parece muy interesante por la cercanía del sistema político del país, que es muy parecido al español.

Juego de Tronos también la sigo. Me gustan comedias como Modern Family o The Big Bang Theory. También me parece fantástica The Good Wife, que mezcla derecho y política, las dos cosas que he estudiado. Tiene una protagonista femenina muy potente y creo que es una de las grandes series actuales que pasa desapercibida pero es espectacular.

¿Algún plan de calle en Madrid?

Formo parte de un equipo femenino de fútbol 7 y jugamos todos los sábados una liguilla aquí en el barrio del Pilar. No soy una gran aficionada a salir por la noche, pero sí me gusta mucho la zona del centro: Plaza Mayor, Ópera o La Latina.

Si te tuvieras que quedar con un rincón de la ciudad. ¿Cuál sería?

La plaza de Ópera.